25 de junio de 2013 / 11:49 p.m.

 Monterrey.-  • La cigüeña llegó en taxi al cruce de Fidel Velázquez y Penitenciaría, donde la joven madre no aguantó más, pues no pudo llegar al hospital porque su pequeña estaba naciendo a bordo del vehículo.

La joven Claudia Monserrat Verástegui Sosa, de 24 años, empezó a sentir los dolores de partodesde las dos de la mañana, mientras se encontraba en casa de su madre, en la Colonia Fomerrey 25.

Al no soportar más los dolores, pidió a su padre, quien es conductor de un taxi, llevarla de inmediato al Hospital Metropolitano, donde nacería la pequeña, pero a los diez minutos de haber salido de la casa, la joven no aguanto más.

"Sí, muy nervioso, imagínese, todavía estoy nervioso de verla", señaló el abuelo.

El abuelo y conductor del vehículo de alquiler se encontraba visiblemente nervioso, señaló que se detuvo para pedir ayuda y entonces paramédicos de la Cruz Roja llegaron al lugar para auxiliar a la mujer. Por fortuna, la pequeña que llevará el nombre de Frida, se encuentra muy bien de salud, según los paramédicos que la revisaron.

La abuela, quien cuidaba a sus dos nietos, se mostró nerviosa y bromeó con el nombre de la recién nacida, señalando que la llamarían "sufrida" en lugar de Frida, ante el momento de angustia que vivieron.

"Se va a llamar Sufrida en lugar de Frida, porque, ah, que Bárbara, cómo nos hizo sufrir esta niña, pero ya nació y ya todo está bien", mencionó.

La bebé fue cubierta y subida a la ambulancia, junto a su madre, para trasladarlas al hospital y brindarles los cuidados necesarios.

Esta pequeña es la tercera hija de Claudia, ya que tiene dos menores más, uno de cuatro años y otro de dos años, quienes también iban a bordo del taxi y fueron testigos del nacimiento de su hermanita.

 ZYNTIA VANEGAS