5 de marzo de 2013 / 12:28 a.m.

El tenista español Rafael Nadal, se dijo contento con la progresión que lleva en la rodilla izquierda, pero reconoció que aún le falta adaptarse a las diferentes pistas.

"He conseguido jugar a un nivel mucho más alto de lo que hubiera soñado", aseguró, tras siete meses fuera por lesión, en su regreso ya conquistó el Abierto Mexicano de Acapulco y el torneo de Sao Paulo, ambos disputados sobre tierra batida.

"Hoy sé que puedo jugar en tierra y para mí eso es muy importante", destacó, "la semana que viene lo intentaré en pista dura, pero creo que después de un período largo de no jugar, habrá un proceso para adaptarse".

Y es que Rafael, competirá en el primer Masters 1000 de la temporada, "veremos cómo responde la rodilla esta semana en Indian Wells, cuando juegue en un partido oficial. Ese va a ser un gran test para mí", expresó en conferencia de prensa.

Para el ex número uno del mundo, en estos momentos su objetivo no es ganar títulos y mucho menos regresar a la cima del ranking, su único sueño es volver a estar físicamente, al cien por ciento.

"Lo del número uno está muy lejos para mí", reconoció el manacorí, "lo único que busco es ser competitivo y seguir disfrutando del tenis. Si la rodilla responde bien, pensaremos en objetivos ambiciosos", agregó.

Esta noche Nadal, quinto mejor del orbe, disputará un partido de exhibición en el Madison Square Garden ante el argentino Juan Martín del Potro, este será su primer contacto con superficie de cemento.

"Las molestias en la rodilla han disminuido y la rehabilitación no ha sido ningún problema para competir y poder correr con total libertad. Ahora el objetivo es tomar contacto con la pista dura, para ver si la rodilla me responde bien", dijo.

Notimex