28 de agosto de 2013 / 11:01 p.m.

Después de los logros alcanzados por Víctor Manuel Vucetich en Rayados, la salida del técnico deja claro que también los jugadores pueden causar baja en la institución si no se dan los resultados esperados, señaló Jonathan Orozco.

El portero del Monterrey dijo estar apenado por el saldo que arroja la campaña del equipo, con apenas seis puntos de 21 disputados.

"Nos tomó por sorpresa pero sabemos que así es el futbol, sabemos que nadie tiene el puesto asegurado, nadie es indispensable, y siempre va haber cambios, todos estamos en este medio por resultados, no solo un entrenador también los jugadores estamos consientes de ello", declaró Jonathan.

"A lo mejor si no salen las cosas como nosotros queremos, los siguientes podríamos ser nosotros, así que tenemos que trabajar de la mejor manera, el ánimo cayó como balde de agua fría porque no sabíamos absolutamente nada pero también con esa agua fría nos despertó porque tenemos que cambiar ciertas cosas, trabajar de la mejor manera, dejar muchas cosas atrás".

Dijo que ahora con el Profe Cruz en la dirección técnica, todos están empezando de cero con el objetivo de cosechar la mayor cantidad de puntos en los 10 partidos que restan.

Orozco reconoció que él no ha estado en el mejor nivel o en el nivel de juego que los mismos aficionados le reclaman.

"Si aquí no se dan resultados, si uno como jugador no da resultados que la institución o afición espera, obviamente siempre deberá haber cambios y siempre ha sido así, el que funciona es bienvenido y el que no pues a veces nos tendremos que ir en su momento", expuso Orozco.

"Tenemos que trabajar al 100, no sólo dejar la responsabilidad a otras personas, sabemos que el hilo más delgado va ser el de el entrenador pero somos conscientes de que tenemos que trabajar más para mantenernos aquí en un buen nivel".

Reiteró su agradecimiento a Vucetich por el legado que deja en el equipo, por el trato que les ofreció en la cancha y fuera del terreno de juego.

Lo que sigue es revertir el mal paso y apoyar al Profe Cruz jugando "a muerte" el resto de los juegos.

Tomás López