3 de junio de 2013 / 02:16 a.m.

 Chilpancingo de los Bravo • El alcalde de Apaxtla, Efraín Peña Damacio reiteró que la vigilancia en su municipio depende completamente del gobierno estatal y de la federación, pues en dicho lugar ningún joven está dispuesto a trabajar como policía preventivo.

Peña Damacio sostiene que la cabecera municipal de Apaxtla tiene 10 mil habitantes y solamente quedan en la dirección de Seguridad Pública diez policías preventivos, lo que da la correlación de un elemento por cada mil ciudadanos.

De cualquier manera el ayuntamiento tiene poco recurso etiquetado para la contratación de policías propios, pues hasta antes de que se desatara la violencia del crimen organizado la corporación estaba al tope con 30 integrantes.

El presidente Peña comenta que las bajas del personal se fueron dando poco a poco, de manera casi imperceptible hasta que solamente quedaron diez, las vacantes no se han podido ocupar y por eso anota: “Aquí no se han dado renuncias masivas, lo que pasa es que nadie quiere ser policía por la situación de inseguridad que se atraviesa, el peligro es mucho y nadie le quiere entrar”.

Una situación similar se vive en Teloloapan, donde el alcalde Ignacio de Jesús Valladares Salgado tenía la meta de contratar 125 elementos para pelear su ingreso al Subsidio para Seguridad en los Municipis (Subsemun), programa dependiente del gobierno federal.

En enero llegó a contar cien policías pasando lista en su comandancia, pero ante los ataques del crimen las deserciones se generalizaron y la cabecera llegó a tener solo seis uniformados a disposición.

El último corte que se hizo arrojó el dato de 19 policías para una población de 50 mil ciudadanos, lo que da una correlación de más de dos mil personas para cada integrante de la corporación local.

Por esa razón la semana pasada el gobierno federal se posicionó al frente de los trabajos en materia de seguridad.

Pero la situación más complicada está en Cuetzala del Progreso, municipio en donde hay ocho policías desaparecidos desde el 29 de abril, dos fueron asesinados tras un levantón y cuatro desertaron.

Ahí el presidente municipal, Feliciano Álvarez señaló que no tienen un solo policía en activo, aunque desde hace ya varias semanas la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal se incorporó al resguardo de la población.

Rogelio Agustín Esteban