23 de julio de 2013 / 12:20 a.m.

Luego que los argentinos Lucas Lobos y Christian Giménez recibieron su carta de naturalización, se abrió la posibilidad de que sean tomados en cuenta por el técnico José Manuel de la Torre para la selección mexicana, que atraviesa por un momento complicado.

 

"No estamos hablando que los hoy disponibles no tengan la calidad, calidad la tienen, por eso son titulares en sus equipos, pero creo más en un proceso; si quieres llamar a un naturalizado, porque todo mundo lo hace, lleva un proceso, no llamen a un jugador por la presión o por necesitar un rescate", dijo.

 

Recordó que el ejemplo más claro de cómo se debe llevar este tipo de situaciones es lo que ocurrió con Antonio Naelson "Sinha", quien estuvo en Juegos Olímpicos, Copa Confederaciones y Copa del Mundo Alemania 2006.

 

"No estoy peleado con los naturalizados, pero lo acepto cuando se lleva un proceso. Sinha tuvo uno en selecciones, con tres directores técnicos diferentes, cuando llamas a uno por bomberazo... no quiere decir que va a marcar la diferencia que, a lo mejor, necesita la selección", apuntó.

 

Señaló que "hoy se habla de Chaco (Giménez), de Lobos, quienes son extraordinarios jugadores, pero llamarlos sería un bomberazo, decir que nos vengan a salvar, y ninguno de los dos es para salvar a un equipo, sino para complementos muy importantes de planteles grandes. Hoy, como está la situación, se habla como si fueran bomberos".

 

Finalmente, resaltó que el elemento naturalizado que vista la playera del "Tri" está obligado a dar más que un nacional, algo que casi nadie ha logrado hacer.

 

"Si son naturalizados y los estás llamando marcan diferencia, como lo hacen en su club, tendrían más exigencia y más alta. La presión es mayor, tampoco han hecho diferencia los naturalizados que han estado en selección", concluyó.

Notimex