— FRANCISCO ZÚÑIGA
29 de agosto de 2013 / 01:03 p.m.

Monterrey  • Para los comerciantes de chatarra y fierro para reciclaje comprar bronce o cobre, que viene de objetos como medidores de agua, representa un peligro mucho mayor que la ganancia.

Para ellos es preferible rechazar estos objetos, algunos evidentemente adquiridos de manera ilegal.

Juan Carlos Salinas trabaja desde poco más de dos años en un negocio donde compran fierro viejo, cartón, papel, aluminio y otros metales para reciclaje, para este negocio uno de los materiales más cotizado es el bronce, que puede alcanzar hasta 55 pesos por kilo.

Quienes roban medidores de agua los despedazan a mazazos, pero aún así, para un comprador de chatarra son fáciles de identificar, pues con pocos pedazos se alcanzan los mil gramos.

Los negocios serios, afirma, prefieren rechazarlo, porque al venderlo por mayoreo, siempre se detecta y les traería problemas, aunque lamentablemente otros negocios sí los compran, por lo que abundan los robos.