15 de marzo de 2013 / 01:57 a.m.

El edil del municipio guerrerense indicó que la milicia pertenece al gobierno federal y que por tanto, no estaba en condiciones de hacerles una convocatoria y menos de forzar su presencia en el momento de la marcha.

 

Guerrero • El alcalde de Tixtla, Gustavo Alcaraz Abarca aseguró que nunca solicitó la presencia de los militares que el miércoles intentaron desarmar a la Policía Comunitaria de Acatempa.

De primera instancia, Alcaraz Abarca sostuvo que no era necesario que los comunitarios encabezados por el comisario de Acatempa, Pastor Coctecón Plateado, hubieran realizado una marcha de casi diez kilómetros para solicitarle una mesa de diálogo.

“Yo los habría recibido de cualquier manera, la verdad es que fue un desgaste innecesario”, sostuvo el primer edil de filiación perredista.

Respecto a la presencia de los soldados del 41 batallón de infantería en el camino a Tixtla, señaló que la milicia pertenece al gobierno federal y que por lo tanto, no estaba en condiciones de hacerles una convocatoria y menos de forzar su presencia en el momento de la marcha.

Sin embargo, días antes el presidente municipal señaló que la circulación armada de los comunitarios fuera de su zona de influencia constituye un delito, razón por la que se necesitaba de la actuación de las fuerzas federales, entre ellas del Ejército Mexicano para aplicar la ley de armas de fuego y explosivos.

“No, yo no los pedí, yo no tengo mando sobre ellos, yo le puedo decir de la Policía Municipal”, apuntó.

De hecho, dijo que antes del intento de desarme sobre la carretera, desconocía la presencia de militares, pese a ubicarse a poca distancia de la mancha urbana.

Reconoció que Guerrero es un estado complicado, que tiene una formación de profesor y que estaba consciente de las complicaciones que puede tener un movimiento social mal encaminado.

Agregó: “Nosotros ya dijimos a los señores que no pueden andar armados fuera de su jurisdicción, si están en Acatempa, no pueden salir armados a una zona que no les corresponde”.

El jueves de la próxima semana el presidente municipal estará en las comunidades de Atliaca y Acatempa, que son las que auspiciaron el primer movimiento de autodefensa en Tixtla.

En la reunión que sostuvo con los representantes de Acatempa, Alcaraz sostuvo que Atliaca está tranquilo, lo mismo que el Durazno, El Troncón y Zoquiapa, que son localidades en las que se anunció la integración de grupos de policías comunitarios.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN