24 de septiembre de 2013 / 06:25 p.m.

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, negó que exista una crisis de juego en el conjunto blaugrana, en respuesta a las críticas que ha recibido su equipo en relación a la posesión del balón en lo que va del torneo.

 

"Estamos muy bien deportivamente. Hemos ganado los cinco títulos que hemos disputado hasta ahora. Este año hemos ganado 35 partidos, no está mal, pero lo tenemos que cuestionar todo", respondió visiblemente satisfecho el dirigente catalán.

 

"En 1963 teníamos una crisis deportiva, no sólo de posesión como ahora, que no hay quien lo entienda. El Barça acabó sexto en la Liga a 18 puntos del primero. Imaginaos que eso pasa ahora. ¿Quemamos el Camp Nou?", expresó Rosell.

 

Durante la entrega de la insignia de oro, que se otorga a quienes cumplen 50 años como socios, el presidente blaugrana señaló que el club se encuentra "cada vez mejor" económicamente, al tiempo de señalar que "17 de los 25 jugadores son de la casa. Significa que la Masía continúa dando sus frutos".

 

Finalmente, el también empresario español dijo que el carácter que tiene la afición del Barça es el principal factor para que exista actualmente un debate entorno al estilo de juego del cuadro "culé", bajo las órdenes del argentino Gerardo "Tata" Martino.

 

"A pesar de esta situación extraordinaria del club, siempre lo tenemos que discutir todo. Si ganamos tenemos que discutir por qué ganamos, y si perdemos el porqué de la derrota. Los catalanes somos así y siempre será así".

Notimex