22 de mayo de 2013 / 01:22 a.m.

 Oaxaca • El gobernador del estado, Gabino Cué, rechazó que la detención de los profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, acusados del plagio de dos menores, sobrinos del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, vaya afectar o a romper la relación de dialogo o la mesa de negociación que mantiene con el gremio y donde discute mejoras salariales y otras prestaciones.

En entrevista luego de entregar apoyos a niños y jóvenes con discapacidad en la sede del DIF-estatal, el mandatario no vio como factor de ruptura la captura de los tres docentes y un activista relacionados con el plagio, por que los temas que se discuten están alejados de la cuestión jurídica y penal que enfrenta los indiciados.

Incluso Cué, anunció que tendrá el miércoles una reunión con la Comisión Política de la Sección 22, para continuar con el tema del pliego petitorio, perfilar las respuestas que generará, y empezar a tocar las puertas a nivel federal para atender los temas laborales y económicos que estén fuera de su alcance.

En lo jurídico precisó que tuvo la oportunidad de entrevistarse en la reunión nacional de seguridad a la que asistió a la Ciudad de México con el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, quien refiere le mostró la mejor disposición de revisar y atender, incluso recibir en su momento a cualquier persona o familiar de los detenidos que tenga una duda con respecto a la captura los docentes.

Cué, pidió no dañar la imagen de los maestros oaxaqueños argumentando que en Oaxaca hay más de 74 mil profesores,“muchos muy comprometidos, pero otros que se pueden desviar y cometer alguna falta o irregularidad y ocurre porque son seres humanos y están sujetos a fallas y aciertos.

Creo que el magisterio oaxaqueño debe cumplir con su responsabilidad, porque tiene la gran inteligencia y la visión para entender que una cosa son los casos particulares que cometen los individuos y otra cosa son la relación política que mantienen con un gobierno”.

Gabino Cué tampoco dudó de la investigación realizada contra los profesores, sin embargo, apeló a que el proceso que se sigue se realice apegado a ley y respetando los derechos humanos de los implicados.

“Una investigación de tal naturaleza no es producto de la casualidad, y si llegaron a tal determinación es porque hubo un proceso de investigación serio”, precisó.

Demandó esperar las declaraciones de los implicados para conocer en qué circunstancias los detuvieron, cuál fue el grado de su responsabilidad y participación en el secuestro de los menores antes de hacer juicios anticipados, “vamos a esperar que el tiempo ponga las cosas en su lugar”, confió.

Para el gobernador el secuestro es un delito que se debe castigar con severidad, sin importar quién lo haya cometido, sin impunidad y por encima de fueros, evidenciando que si los maestros involucrados son los responsables debe pagar por sus fallas.

En tanto el procurador de Justicia de Oaxaca, Manuel de Jesús Lopéz, advirtió que cuando se conoció del secuestro de los menores, se abrió una investigación, pero no hubo denuncia de los familiares.

Indicó que la indagatoria desde el primer momento se integró en el Ministerio Público Federal, quien fue quien ordenó las pesquisas y detenciones de los presuntos implicados.

MARCHAEn tanto unos mil profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), realizaron una marcha para exigir la libertad de tres de sus compañeros y un activistas que fueron detenidos por las fuerzas federales acusados del delito del secuestro.

Los mentores, la mayoría de la región de valles centrales, suspendieron sus clases después de las 12 horas para sumarse a la movilización que partió de la zona norte de la capital en la fuente de las ocho regiones arribando al zócalo de la capital.

La representante de la región Norma Cruz señaló que respaldan la inocencia de los profesores Mario Olivera Osorio y Lauro Atilano Grijalva.

“Consideramos que es una acusación derivada de la política de linchamiento del gobierno de Enrique Peña Nieto para criminalizarnos”, dijo.

La protesta también respaldo a la mentora Sara Altamirano Ramos y al activista Damián Gallardo, también, detenidos el pasado fin de semana.

Exigieron que en el proceso integrado se respete la ley y los derechos humanos de los procesados.

También se reportaron marchas regionales en la Cuenca del Papaloapan y el Istmo de Tehuantepec.

 — OSCAR RODRÍGUEZ