25 de junio de 2013 / 03:44 p.m.

España admitió que seis de sus jugadores fueron víctimas de un robo durante la primera semana de la Copa Confederaciones, pero negó que haya ocurrido después de una fiesta en el hotel de la selección.

La federación española de fútbol, que hasta ahora se había negado a dar detalles del incidente, emitió un comunicado el martes en el que responde a los reportes de la prensa brasileña de que el robo estuvo relacionado con una fiesta del equipo luego del triunfo 2-1 sobre Uruguay hace nueve días en Recife.

La federación "desmiente categóricamente" los reportes, y señala que las acusaciones dañan el "honor de sus jugadores y a sus familiares y amigos".

La prensa brasileña, citando empleados del hotel y personal de seguridad,, reportó que en la fiesta hubo alcohol y mujeres que no forman parte de la delegación española.

"Seis de los jugadores de la Selección fueron objeto de un robo en el hotel de concentración en Recife durante el transcurso del encuentro España-Uruguay correspondiente a la Copa de Confederaciones. Ese hecho se denunció, oportunamente, a la policía brasileña", señaló la federación en un comunicado.

Indicó que la denuncia no es un ataque al comité organizador o a Brasil, y reconoció que un incidente de este tipo puede ocurrir en cualquier parte del mundo, "incluida España".

"Con posterioridad, se han vertido una serie de calumnias sobre nuestros jugadores, que la RFEF rechaza en su totalidad y que repudia, profundamente, porque dañan el honor de sus jugadores y a sus familiares y amigos", agregó.

El zaguero Gerard Piqué, uno de los futbolistas que habría estado involucrado según la prensa brasileña, dijo que los reportes son una "mentira".

España enfrenta el jueves a Italia en las semifinales de la Confederaciones, y buscar llegar a la final del domingo para conquistar el último título que le falta tras ganar el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2008 y 2012.

AP