13 de agosto de 2013 / 01:49 a.m.

Chilpancingo de los Bravo • La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) del gobierno estatal negó que el nuevo relleno sanitario represente el riesgo de contaminación para la comunidad de Amojileca, por lo que solicitó que se reconsidere la postura negativa mostrada con el plantón instalado en el rancho Los Amates.

Tulio Ismael Estrada Apátiga, titular de la Semaren sostuvo que la dependencia a su cargo canalizó 1.5 millones de pesos para realizar un estudios de factibilidad sobre la instalación del nuevo relleno sanitario para Chilpancingo.

Con base a dicho trabajo, la Semaren emitió un acta de factibilidad del terreno, aunque hay estudios de tipos geológicos e hidrológicos para entrar de lleno en la construcción del relleno.

"En la Semaren somos los más preocupados porque cualquier operación en torno al manejo de la basura no genere problemas, esta dependencia está pendiente de que todo se desarrolle conforme a la norma", indicó.

Estrada Apátiga comentó que ya en un par de ocasiones tuvo la oportunidad de presentar a los vecinos de Amojileca los proyectos para manejar el relleno.

Indicó: "Ellos me dijeron que no estaban en contra, pero que en todo caso necesitaban conocer el proyecto, aunque hubo algunos comentarios desafortunado de una persona que trabaja en el ayuntamiento y eso los irritó".

Comentó que el presidente municipal, Mario Moreno Arcos mostró disposición para dialogar con los habitantes de Amojileca, ya que la ciudad tiene por primera vez en muchos años la oportunidad de contar con un relleno sanitario que opere en condiciones optimas.

Explicó: "Desafortunadamente el territorio en Chilpancingo es muy caprichoso, muy escarpado y no donde quiera podemos instalar un relleno, este es uno de los lugares más idóneos".

"Debemos anotar que se trata de un terreno que compró el ayuntamiento y en determinado momento, el gobierno municipal tiene la disposición de hacer lo que más le conviene en su terreno", agregó.

Sostuvo que el actual basurero de la ciudad tiene mucho tiempo que trabaja de manera extraordinaria, pues ya está saturado y mantenerlo en operación representa una verdadera bomba de tiempo.

"El que tenemos actualmente no es un relleno sanitario, es un tiradero a cielo abierto que está contaminando todo; mantos acuíferos y la propia atmósfera", aseveró.

El funcionario indicó que el basurero actual debió clausurarse aproximadamente hace cuatro o cinco años, pero no se pudo por falta de un espacio adecuado.

Recordó que la mancha urbana ya alcanzó al tiradero actual, por eso llamó a los vecinos de Amojileca para que acepten el proyecto que se les planteará, ya que hay diez millones de pesos etiquetado para iniciar la construcción del nuevo relleno, dinero que de no utilizarse se regresará a la federación.

El periodo de vida del relleno que se proyecta en Los Amates, dijo que sería inicialmente de veinte años, aunque de atenderse todos los protocolos se puede llegar hasta cuarenta.

Admitió que por el momento no hay otra opción, por lo que advirtió que sería sumamente lamentable que se perdiera la opción de Los Amates.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN