4 de junio de 2013 / 12:36 a.m.

El propietario del Centro de Rehabilitación para adictos, Andrés Mireles Cadena, explicó que existen una serie de reglamentos y procedimientos para alejar a los pacientes de las drogas.

 

Monterrey.- • El propietario del Crevac, Andrés Mireles Cadena, negó que existan maltratos en dicho centro de rehabilitación, como lo denunció una madre de familia, quien señalaba malos tratos y golpes dentro de la institución, ubicada en la colonia Las Huertas, en Santiago Nuevo León, señalando que es un lugar para adictos tanto al alcohol como a las drogas y el caso que denuncia la mujer es de un paciente con problemas de esquizofrenia.

Mireles Cadena dijo que, para aceptar a un adicto en el centro que tiene desde hace 18 años, primero se habla con los padres, para darles toda la explicación y mostrarles reglamentos y procedimientos con su familiar, donde se les explica que no lo verán durante los siguientes tres meses de su ingreso, como parte del tratamiento para poder alejarlos de las drogas o el alcohol, señalando que incluso tienen pacientes que vienen del extranjero.

Esto además de que trabajan con profesionales en el centro de rehabilitación, el cual está avalado por la Secretaría de Salud en la entidad, que los revisa cada determinado periodo, ya que en este lugar se han rehabilitado a más de mil personas en los 18 años de operación.

El director dijo además que la persona denunciante se cambió de nombre y que a su hijo se lo entregaron porque el Crevac no es un hospital y el joven a rehabilitar era un paciente psiquiátrico.

"Aquí no hay malos tratos, hay disciplinas, pero no malos tratos, porque ellos se tienen que levantar a las 05:00 para ir a bañarse, después se les da el desayuno y luego se les da la primera terapia, en donde se exponen los problemas con las drogas o el alcohol, utilizando los métodos de alcohólicos anónimos y otros más", señaló textualmente Mireles Cadena.

Para poder entregar a sus familias a un paciente completamente rehabilitado, se requiere de un año y 15 días que es lo que dura el tratamiento, donde además se les imparten valores, se les enseña, entre otras cosas, el aseo personal, la presentación, el autoestima y, sobre todo, el respeto a sus padres, que se pierde al momento en que los jóvenes se hunden en el mundo de las drogas.

En cuando a las denuncias por muertes dentro del Crevac, Mireles Cadena explicó que, efectivamente, se han dado algunas muertes, mencionando que una de las primeras fue la de una persona de 60 años de edad, con problemas de alcoholismo, pero que además tenía problemas cardíacos.

En tanto que otro de los decesos que se registró al interior del Crevac fue la de un joven al cual llevaron, pero que ya tenía un problema muy avanzado de cirrosis hepática por el alcohol, quedando certificado por las autopsias a los cuerpos las causas de las muertes en este lugar.

Explicó que la denuncia de la mujer hace que este tipo de centros ven truncadas sus operaciones cuando se necesitan más, debido a la gran cantidad de demanda que existe en la población por las diversas adicciones que existen.

El propietario del centro mostró incluso actas constitutivas donde avalan el formal registro ante las autoridades tanto del estado como de hacienda y de salud para dar a conocer que tienen todo en orden.

ALBERTO VÁZQUEZ