2 de abril de 2013 / 10:34 p.m.

La directora de la Asociación de Especialistas en Desórdenes del Desarrollo explicó que los niños requieren principalmente el apoyo de sus padres para que les brinden un ambiente de seguridad y así logren alcanzar metas y objetivos.

 Monterrey.- • Los niños con autismo requieren de mucha atención por parte de maestros y la familia para tener un desarrollo de habilidades.

Esto lo explicó Edna Rhodes, directora de la Escuela Aprende (Asociación de Especialistas en Desórdenes del Desarrollo), al mostrar algunos de los ejercicios que realizan las maestras para lograr el avance de los pequeños.

Rhodes señaló que, actualmente, la escuela, que se encuentra ubicada en San Jerónimo, cuenta con más de 60 familias que tienen algún niño autista.

Las actividades que les proporcionan dependen de la edad de cada niño y de las características que presente, sin embargo, detalló que la atención que brindan es personalizada.

En algunos de los casos, como con los niños de siete años, es necesario explicarles las partes del cuerpo y que ellos puedan identificarlas.

"Con algunos trabajamos esquema corporal, pudiera parecer muy sencillo que los niños ya saben cuál es su cabeza, su nariz, pero en alumnos que tenemos que necesitan imitar para poder aprender, en muchos casos se necesita el apoyo de dos maestras", dijo.

Con niños más grandes de 13 años, explicó que se aplican ejercicios, como el jugar lotería, que sirve para mantenerlos entretenidos, mientras la maestra les explica qué letra es cada una y ellos las memorizan.

Algo característico es que los niños se aburren de realizar lo mismo, por ello se tiene que cambiar los ejercicios constantemente.

"Las actividades tienen que ser cortas y a su nivel, porque no enfocan mucho la atención y lo importante es estarlo motivando y no tienen la misma motivación que una persona normal", agregó.

Los niños pueden tener muchas habilidades, pero para ello es importante la detección oportuna a la edad más corta posible.

"Lo recomendable es detectarlo lo más temprano para una mejor calidad de vida y aprendizaje", explicó la maestra.

Los primeros síntomas que puede presentar un niño se dan al año y medio, por ello, es importante que los padres estén atentos.

"A veces no nos damos cuenta que el niño es autista, pero sí nos damos cuenta, por ejemplo, porque tarda el desarrollo del lenguaje, se dan cuenta que el niño no voltea a ver a los ojos o no sigue ciertas instrucciones y no como rebeldía, sino como que no está entendiendo", mencionó.

ZYNTIA VANEGAS