6 de junio de 2013 / 10:18 p.m.

Ante las altas temperaturas registradas en la entidad, los padres de familia ven como prioridad que los niños se aseguren de ingerir agua durante las horas de clase para evitar cualquier síntoma de deshidratación.

 

Monterrey.- • Un bote de agua es parte del material que cargan los niños en su mochila al acudir a la escuela, ante las altas temperaturas que se registran en Monterrey y el área metropolitana.

Y es que si no existe una cultura de tomar agua en los niños, las elevadas temperaturas los obligan a ingerir líquidos para no deshidratarse, señalaron los padres de familia.

"Yo le pongo a los tres (hijos), cada uno se lleva su bote de agua y les digo que tomen todo el día porque llegan a la casa cansados, fastidiados, porque el sol está muy fuerte", mencionó Alma Garza, madre de familia.

Esta imagen se pudo observar en la escuela primaria Venustiano Carranza, donde antes de las 7:30 horas los niños llegaban apresurados con una botella de agua, incluso algunos ya casi la traían vacía, a pesar de que a esa hora no salía el sol.

Agua, jugos y hasta refrescos era lo que se podía apreciar en las mochilas de los estudiantes.

Los niños señalaron que en las aulas con clima es menos el calor, pero en aquellos donde solo tienen un ventilador de techo el aire es más caliente y es difícil mantenerse concentrados, por ello la importancia de mantenerse hidratados.

"Mi mamá me pone agua en un termo, porque me da mucha sed y, ya cuando se acaba, voy a los bebederos a llenar el bote para no tener calor", señaló uno de los niños.

La Secretaría de Salud ha recomendado mantener hidratados a los niños, ponerles un protector solar y comer de inmediato los alimentos que sacan del refrigerador para evitar alguna enfermedad gastrointestinal o de deshidratación.

ZYNTIA VANEGAS