9 de junio de 2013 / 01:37 p.m.

Luego de recorrer distintas casas hogar, al fin encontró condiciones no sólo para subsistir, sino para educarse y crecer.

 

Monterrey • César prefiere no profundizar sobre las razones por las que pasó la mayor parte de su vida en instituciones; sólo señala que en su familia no existían las condiciones para sostenerlo o darle un futuro con oportunidades.

Ahora tiene 24 años, un título en administración y una sonrisa sincera, asegura que es difícil para jóvenes como él pasar de no tener nada a contar con una oportunidad, y confiesa que la desconfianza tanto en los que te brindan la mano como en uno mismo es uno de los principales problemas a afrontar.

Estuvo poco más de seis años viviendo en el complejo de esta institución, mientras realizaba sus estudios de preparatoria y de carrera en el Tec Milenio, y actualmente se encuentra en etapa de transición, es decir, vive fuera del complejo, pero aún con el apoyo del programa Esperanza, con el cual decidió trabajar.

Ahora como licenciado en Administración, profesión que eligió por la amplia gama de posibilidades que le reportaba, pone al servicio de la institución sus conocimiento y trabaja en Back to Back en el área de logística.

¿A qué edad llegaste al programa Esperanza?

"Aquí, cuando tenía 16 años y actualmente tengo 25 años. Yo me quedé aquí porque tenía el deseo de tener una carrera profesional, aquí me lo ofrecían y es algo que no podía dejar pasar".

"Si estaba con mi familia no iba a tener la oportunidad de terminar una carrera, ni siquiera la prepa. Estuve antes en Casa Hogar Douglas, que está aquí por carretera Nacional, allí estuve tres años, pero antes estuve en otras diferentes, en otras tres como la Gran Familia y el DIF, casi toda mi vida".

¿Cuál es la situación con tu familia biológica? ¿Sigues en contacto con ellos?

"Es que no existen los recursos, no podían contar con la facilidad de darme educación. Sigo en contacto con ellos, mis papás aún están juntos; tengo dos hermanos y dos hermanas, una de ellas también está en una institución y espero que ella también llegue a tener las oportunidades que yo".

Después de pasar toda la infancia en varias instituciones, ¿tenías la confianza de poder llegar a tener lo que aspirabas aquí dentro del proyecto Esperanza?

"Era la seguridad de tener quien me cuidara, alimento, techo, si dejaba ir esto, iba a ser más difícil afuera, y aquí me dieron la facilidad de muchas cosas. Al momento de elegir la carrera, aquí nos ayudaron con algunos exámenes sobre nuestras habilidades, y yo la carrera que elegí, que es Administración, me gusta mucho, porque con ésa yo me veía entrando en una organización donde puedo trabajar en muchas áreas diferentes, por eso la escogí".

Una vez terminada la carrera y cumplido el propósito ¿por qué regresaste a trabajar aquí?

"Ya había trabajado aquí en la oficina, cuando empecé a estudiar a los 18 años, pero hace poco me hablaron para regresar y me gusta mucho estar aquí, trabajando aquí, por el ambiente y por todo lo que hacemos, ahora ver qué es todo lo que hay detrás, los niños aquí no saben todo lo que hacemos".

¿Tienes alguna interacción con los chavos?

"Sí tenemos comunicación con los niños, pero siempre hay momentos para convivir con los niños de otras casas hogar y con los jóvenes de aquí".

"He platicado con varios, cuando los veo y me preguntan qué estudié y qué he hecho, a veces piensan que eso no será posible para ellos, están en un lugar donde aún no ven lo que pueden hacer, y yo me quedo a trabajar aquí por eso, para decirles que van a llegar más alto y hacer todo lo que se proponen. Cuando piensan que es muy difícil, me dan ganas de decirles que nos sabe lo que van a pasar pero que sí pueden".

"Es muy difícil, cuando estás en la casa hogar, no ves más allá... no te ves trabajando en una empresa, no te ves teniendo un carro, pero cada niño tiene su historia, todos van construyendo su historia, pero al final va a aportar y compartir con los más chicos que es posible y después recordarán lo que le dijiste en ese momento".

DANIELA MENDOZA LUNA