Francisco Zúñiga
3 de julio de 2013 / 12:35 a.m.

 

Monterrey.-   • Estos niños de primaria son unos genios literalmente hablando, pues acaban de ganar un concurso internacional de robótica... Con un robot bailarín.

Los pequeños de varias escuelas primarias, forman parte del programa "Robótica en la Escuela", y este martes llegaron de Holanda donde ganaron el primer lugar.

Aunque, al fin niños, valoran más la experiencia que lo ganado.

“Estuvo muy padre porque allá fue un concurso mundial y conocimos a mucho niños”, dijo Ana Lucía Morales Quintanilla, quien junto con Karla Daniela Ríos Dávila, Luis Leonardo Salinas Villarreal, Pablo César Ruiz Hernández, Luis Marcelo Ramírez Hernández e Hiram López Villarreal, obtuvieron ese logro para Monterrey y México.

No fue fácil. Primero tuvieron que ganar un campeonato nacional, lo que fue toda una proeza porque apenas tenían unos meses de haber conformado el grupo.

Pero lo lograron y se fueron al Mundial de Robótica de Eindhoven, Holanda, donde había grandes proyectos, pues incluso se jugó un mundial de fútbol con robots.

Afortunadamente los niños compitieron con otros niños, en el concurso de danza de robots.

En principio, tuvieron un problema que los dejó fuera de la competencia, pues el robot que llevaban se cayó.

Lo que parecía el fin, era sólo el principio. Su participación fue premiada el ser seleccionados como equipo para el Súper Team, junto con otros niños de Israel, Portugal y Estados Unidos, para rediseñar el robot y la coreografía.

Hiram López Villarreal recuerda que lo más difícil fue hacerse entender con sus nuevos compañeros, porque el idioma era la barrera. Unos hablaban español, otros israelí, unos más portugués y los últimos inglés.

Al fin genios, hallaron una solución. Eligieron al que mejor inglés hablaba de cada equipo, y ese mismo tradujo instrucciones y ayudó a todos a entender.

“Con un poquito de inglés y muchas señas, nos pudimos entender”.

Los niños trabajaron toda la noche para armar el robot y programar la coreografía que mostraría el nuevo proyecto.

Al regresar a Monterrey, este martes por la mañana, los niños contaron cómo se llenaron de expectativa mientras esperaban los resultados de los jueces.

“No fue como el otro concurso, en Puebla, porque esa vez nos estaban dando una clase, aquí nos colocaron frente a un tablero, y ahí vimos como ganamos”, contó uno de ellos.

Salieron felices, por la experiencia de haber logrado para México un primer lugar en una materia tan difícil y sobre todo contra niños de países donde sí se invierte en serio para estas investigaciones.

Pero estos genios, no dejan de ser niños, y por lo pronto, ahora que volvieron a casa, lo único que deseaban, era ser abrazados y apapachados...

Como cualquier niño normal...