1 de marzo de 2013 / 08:27 p.m.

El gobernador Rodrigo Medina inauguró la Unidad de Servicios Integrales de Reinserción Escolar.

 

Monterrey • El gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz, y su esposa, la presidenta del DIF Nuevo León, Gretta Salinas de Medina, inauguraron este viernes la Unidad de Servicios Integrales para la Reinserción Escolar (USIRE), en el marco de la Cruzada Estatal de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de Nuevo León: Derecho a la Educación.

El mandatario dijo que aún y cuando Nuevo León es líder nacional en matrícula con el 98 por ciento de su población inscrita en el sistema educativo, se requiere redoblar el esfuerzo para alcanzar el 100 por ciento.

“Esta unidad va a estar abierta al público, para que quienes nos estén escuchando, que estén en esta condición, que por algún motivo dejaron la escuela, sobre todo de 12 a 15 años, de 10, 11 a 15 años se acerquen, que sepan que aquí vamos a estar para atenderlos, que tenemos un equipo de profesionales y de maestros que los van a orientar y que los vamos a reubicar, y que nos vamos a cerciorar de que se reintegren al sistema educativo”.

Por su parte, la presidenta del DIF estatal, Gretta Salinas de Medina, dijo que de acuerdo a los resultados del estudio realizado por la Red por los Derechos de la Infancia en México, Nuevo León se encuentra entre las tres primeras entidades federativas que garantizan el derecho a la educación, en base a los indicadores de población de cinco a 17 años que asiste a la escuela, así como en el porcentaje de la población de 16 años con secundaria terminada.

“En Nuevo León además de garantizar el acceso y la permanencia escolar buscamos que la educación sea de calidad, y para ese gran objetivo el impulso y participación de la Alianza Educativa Ciudadana por Nuevo León ha sido fundamental, así como los de la Unión Neoleonesa de Padres de Familia y la Asociación Estatal de Padres de Familia de Nuevo León, porque sin lugar a dudas es la familia la principal garante de los derechos de la infancia”, expresó.

En las nuevas instalaciones, se entregó constancias de asignación a niños de educación indígena, migrante, incluyente y educación especial.

El USIRE se instauró para contribuir a que todos los niños y jóvenes en edad escolar, asistan a clases y concluyan una educación básica de calidad, garantizando así su derecho a la educación.

Los servicios que brindará son de orientación o para gestionar que la inclusión de los 26 mil niños que no estudian actualmente en la entidad.

Las actividades se enfocarán a los menores que viven en condiciones de vulnerabilidad social.

REDACCIÓN