18 de febrero de 2013 / 03:12 p.m.

Monterrey • Más allá de las bondades que ofrece la gastronomía y el cine italiano en Nuevo León, está el lado oscuro que sobrepasa el paladar y el arte.

La mafia napolitana hizo del Estado su base de operaciones haciéndose pasar como empresarios importantes creando de la mano de regiomontanos 9 compañías vinculadas a la cerámica, muebles, servicios a casinos e involucradas en fraudes millonarios establecidas en San Pedro, San Nicolás y Monterrey, según una investigación realizada por MILENIO Monterrey.

Se trata de los italianos Bruno Gerardi Poggioli y Giuliano Baragiotta Bonasegale y el regio Reynaldo Oyervides Jaime, quienes residían en San Pedro y San Nicolás, después de ser identificados como integrantes de una red de narcotráfico desarticulada en el 2012 en Roma que operaba entre Europa y México proveyendo cocaína para el mercado interno.

OPERADOR TRAFICANTE

Bruno Gerardi, uno de los supuestos operadores de la narcobanda y prófugo de la justicia, se casó con la regia Diana María del Roble Martínez González, según el acta 136 de matrimonio inscrita en el Instituto Registral y Catastral de Nuevo León.

La pareja se estableció en Rincón de la Huasteca 801 de la colonia Rincón de Corregidora, en San Pedro, municipio que registró el 29 de enero del 2004 un trámite de ampliación de la casa.

Con ella y su cuñado fundó en Nuevo León algunas empresas como Ceramitec Italia, CET Ceramic European Technology, Tecnología Dinámica y Materiales y Tecy Mat, entre junio y julio de 1996, y julio y agosto del 2005, respectivamente.

Las empresas se dedicaban a la venta, importación y exportación de materiales para la construcción y de equipos industriales para la elaboración de los mismos, entre ellos, la cerámica.

Precisamente fue a través de unos contenedores que transportaba hornos de ladrillos para cocer cerámica, como los narcos mexicanos vinculados a Gerardi trasladaban y hacían llegar las drogas ocultas a Italia.

Gerardi creó las empresas junto con su esposa y su cuñado Óscar Javier Martínez González, respectivamente, con domicilio en Vía Augusta en Fuentes del Valle, según establecen las escrituras públicas.

DUEÑO DE CAMIÓN CON DROGA

La escena era inédita: Un camión circulando por calles de Italia es videograbado por la Policía Nacional de ese país y la imagen capta el logotipo de Bolman de Monterrey, SA de CV, Guerrero 206-A Zona Centro, San Pedro Garza García, NL, México.

Se trata de la firma creada el 14 de diciembre de 1990 con 5 millones de pesos por la guatemalteca María de la Luz Guajardo Alanís, y tiempo después se le unió como socio su esposo, el italiano Giuliano Baragiotta, otro presunto traficante de esta red de drogas, que vivió hace ocho años en ese domicilio pintando cuadros.

Luego vivieron o tuvieron oficinas en las calles Bolivia 168 y Terranova 502 de la colonia Vista Hermosa.

Guajardo Alanís aparece como propietaria de Muebles Grande Stile Florencia, una de las 33 propiedades y empresas aseguradas por la PGR el 12 de noviembre de 1994, en Saltillo, Coahuila, como parte de un operativo contra el Grupo Aztlán, vinculado presuntamente al lavado de dinero, según antecedentes periodísticos.

ENTRE CASINOS Y FRAUDES

Reynaldo Oyervides Jaime, otro de los involucrados en esta narcored ítalo-regia, es un nicolaíta que asentó un grupo de empresas en Nuevo León ligadas a dar servicios de entretenimiento en máquinas de juegos electrónicos con monedas y casinos y de desarrollos inmobiliarios cuestionados.

Según las escrituras públicas número 947 y 948, respectivamente Oyervides, de 42 años, se estableció en la colonia Anáhuac y Valle Oriente, con sus empresas Orlank y Wettenmex Group, creadas el mismo día: 12 de diciembre del 2011.

También es accionista de Bocados Regios y Morena Trader, de febrero del 2001 y 2004, según las escrituras 73628 y 9846, dedicadas a la producción ganadera y agrícola, y comercialización, distribución, exportación e importación de instrumentos y equipos e cualquier metal o material.

Oyervides creó estas empresas con sus suegros Octavio Barrera Barrera, y cuñados Octavio y Francisco Barrera Ortega y Hugo Mauricio Barrera Cavazos, todos integrantes o dueños de la empresa Promotora Barrera.

Esta empresa conocida como Bapsa del Grupo Barrera participó en un presunto fraude por 58 millones de pesos contra Fovissste, al no entregar viviendas de interés social para los burócratas federales entre 1998 y el 2000 por lo que la Secretaría de la Contraloría inhabilitó a cuatro ex funcionarios del Issste y denunció penalmente en el 2002 a ésta y una segunda empresa de nombre Calhima.

EDUARDO MENDIETA