28 de noviembre de 2013 / 04:59 p.m.

Escobedo.- Llegó en el punto más álgido de violencia en Nuevo León pero para el general Noé Sandoval Alcazar no fue difícil enfrentaría pues tuvo el apoyo de las autoridades, fueron sus palabras de despedida al dejar la comandancia de la cuarta región militar. 

Indicó que el objetivo de reducir la violencia se logró pero se requiere de continuidad en las acciones para que la seguridad prevalezca en la entidad.Señaló que no quedaron pendientes en su agenda pues  el general de división Tomás Jaime Aguirre Cervantes ya tiene instrucciones de la SEDENA para actuar."Yo no encontré nada complicado, lo que encontré fue colaboración y siempre entendimos muy bien en el grupo de coordinación que debía haber una unidad de objetivos y la unidad de objetivo era reducir la violencia y ustedes lo han visto de ha reducido la violencia y ahora lo que necesitamos es continuidad en la acción para reducir aún más lo que afecté a las personas", dijo.Además reconoció la labor que se ha realizado a través del grupo de coordinación en materia de seguridad."En este estado hay voluntad y responsabilidad política para darle solución a los grandes problemas que tiene Nuevo León no únicamente de seguridad sino en todas las áreas donde participa la autoridad", mencionó.Al cuestionarle sobre las experiencias que le deja haber comandado la cuarta región, indicó que un ejemplo de gratitud. "A mi me deja mucho, un sabor muy importante de gratitud, porque encontré colaboración, encontré eco, encontré amistad, encontré gente muy positiva y echada para adelante para solucionar las cosas", señalo.Al nuevo comandante de la cuarta región militar, que llega el primero de diciembre le deja un estado seguro."Aquí no hay pendientes, aquí el que llega, llega a trabajar con el mismo ímpetu y las mismas instrucciones del general secretario y del presidente de colaborar y apoyar en todas las acciones no solo de seguridad", puntualizo. 

Sandra González