29 de marzo de 2013 / 02:34 p.m.

Monterrey • Nuevo León tuvo el mayor incremento del país en la incidencia del robo a transporte de carga durante 2012, con un incremento del 10 por ciento, según señala un estudio elaborado por la empresa de seguridad logística Freight Watch International.

El documento denominado Robo de Carga en México 2012 señala también a Nuevo León con un alza de 14 por ciento del total de todos los incidentes a nivel nacional; contra un 6 por ciento que tuvo en el 2011.

Estos casos, indica el estudio, se presentaron con mayor frecuencia en Monterrey, con 219 incidencias durante 2012, y no en sus municipios conurbados; motivo por el cual la compañía asignó el calificativo de “severo” al nivel de riesgo que existe en esta región.

La zona metropolitana es un lugar que permite a los ladrones almacenar, vender y distribuir fácilmente todo tipo de productos robados, indica el estudio.

Agrega que a diferencia de las zonas Centro, Golfo y Noreste de México, presentó los niveles más altos de riesgo debido a sus elevados niveles de violencia y de delincuencia organizada.

Estas cifras no incluyen los municipios de Cadereyta, Escobedo, Guadalupe, Pesquería, Apodaca, entre otras que históricamente estaban clasificadas como zonas de alto riesgo.

De acuerdo al estudio, estos resultados colocan a Monterrey, junto con la Ciudad de México, entre las 10 ciudades más peligrosas para la transportación de carga, pues presentan un promedio de 150 incidentes, lo cual es casi el doble del número de ataques que otras ciudades.

En un comparativo, el estudio explica que mientras en 2011 el robo de carga aumentó 3 por ciento con relación al año predecesor, para el año pasado esta cifra se disparó y el crecimiento llegó al 10 por ciento.

El estudio destaca las vías entre Monterrey y Nuevo Laredo como de las más peligrosas del país.

Además señala que el robo a los vagones de ferrocarril es "preocupante", sobre todo por la manera de actuar de los ladrones, que consiste en abordar los contenedores cuando circulan a baja velocidad, y luego lanzan los materiales a los costados donde sus cómplices los recogen.

A Monterrey le sigue la Ciudad de México, que también tuvo un incremento del 10 por ciento en la incidencia de robos a transporte de carga; sin embargo, decreció en uno por ciento con relación al 2011.

Los indicadores de FreightWatch revelan que a nivel nacional el sector económico más afectado es el de alimentos y bebidas, pues este segmento registró el 27 por ciento del total de los atracos; y en segundo lugar está la industria manufacturera y construcción, con el 21 por ciento del total de los robos.

"Se experimentó un aumento en el robo de metales, específicamente de acero, principalmente en la zona norte (Nuevo León y Coahuila). Una empresa en Coahuila sufrió 33 robos de placas de acero en el periodo de enero a julio de 2012", detalla la compañía.

Asimismo, señala que en la zona norte los productos predilectos de los ladrones son los medicamentos, las autopartes, los automóviles y los electrónicos, por su alto valor en el mercado.

Mientras que los abarrotes, alimentos y bebidas también son favoritos por su fácil reventa.

Según el informe, el tipo de carga robada varía conforme a la temporada, por ejemplo, en fechas previas a Navidad crece el hurto a juguetes, vino, ropa, calzado y electrónicos.

No obstante, el documento explica que aunque rara vez los afectados reportan a las autoridades el valor de la carga robada, el sector que más pérdidas presentó fue el de traslados de valores, pues la suma llegó a un millón 738 mil 805 dólares.

El sector tabaco es el segundo más afectado, a pesar de que los atracos registrados para este segmento fue del 2 por ciento a nivel nacional, sin embargo, las cargas que les fueron robadas eran de gran valor monetario, por lo que la afectación fue de un millón 261 mil 817 dólares.

MODUS OPERANDIEn el 83 por ciento de los casos se usó la violencia, de acuerdo al informe; lo que indica que éste es el modo de actuar más elegido por los criminales. Su modus operandi, detalla el estudio, se basa en atravesar vehículos al paso del transporte, obligando al conductor a descender de éste.

Una vez abajo, entre ocho y 10 sujetos amagan al conductor y posteriormente lo abandonan en un paraje solitario, mientras una parte del grupo se encarga de robar la mercancía y llevarla a un lugar de resguardo.

En la mayoría de los caso el camión es abandonado en un lugar y la caja sin mercancía en otro sitio distante.

Estos hechos se dan también mientras el vehículo detiene en un semáforo o cuando transita por alguna calle, añade el documento.

DANIEL ANGUIANO