21 de octubre de 2013 / 10:15 p.m.

Monterrey.- Con una cifra negra que alcanza el 97 por ciento, y con menos delitos pero más violentos, Nuevo León se ha colocado en el noveno lugar entre las entidades con alta percepción de inseguridad de parte de sus ciudadanos, lo que obliga a redoblar esfuerzos, señalaron los organismos intermedios, que pidieron no desaprovechar el apoyo de las fuerzas federales.

Representantes de Caintra, Coparmex y Consejo Cívico de las Instituciones, informaron que la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública de Inegi, arroja que el 80 por ciento de los nuevoleoneses, siente vivir en un estado inseguro.

En la reunión estuvieron el director de Caintra, Guillermo Dillon; el director de Coparmex Nuevo León, José Mario Garza Benavides; y la directora del Consejo Cívico, Sandrine Molinard, quienes pidieron a la autoridad reconocer el problema y diseñen las políticas públicas sociales que construyan las bases de la paz social.

“Cifra superior a la media nacional que es de 72 por ciento. La ENVIPE señal que ocho de cada diez nuevoleoneses se percibe como posible víctima de algún delito, sobre todo en el transporte público y en la calle, de ahí que el 74 por ciento de la población se preocupe principalmente por la inseguridad”, detalló el director de Caintra, Guillermo Dillon Montaña.

Uno de los puntos preocupantes dijeron, es que en lo que va de esta administración estatal el 42 por ciento de los delitos se cometen con violencia, siendo que en la anterior administración esta incidencia apenas alcanzaba el 16 por ciento.

Además, sólo siete de cada cien delitos se denuncian, lo que habla de una cifra negra  del 97 por ciento, y más grave aún es que apenas uno de cada seis delitos denunciados se procesa por el sistema de justicia.

“Ante estos resultados de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León y la elevada impunidad que por ende prevalece, los ciudadanos se ven desmotivados a acudir a denunciar delitos”, expresó Sandrine Moulinard, directora del Ccinlac.

Se requiere además, que el Estado recupera la confianza de la gente, expresó Benavides Garza.

“En la medida que la autoridad de la confianza que necesita el ciudadano para hacer la denuncia, los ciudadanos empezarán a presentarlas”.

Son detalles que hacen pensar que el Ejército y la Marina no deben irse de la entidad, dijo Dillon Montaña.

“Todo lo que distraiga, sin duda genera un riesgo de retroceder, un riesgo de cambiar la tendencia, en riesgo de volver a caer, es algo en lo que no se puede aflojar, y cualquier apoyo federal, presente en el estado, hay que aprovecharlo, y no hay que dejar que se vaya”.

Definitivamente, enfatizó “las condiciones de seguridad todavía son vulnerables en el estado”.

Francisco Zúñiga Esquivel