11 de abril de 2013 / 12:48 a.m.

Monterrey.- • La Federación tiene dos mil 400 programas sociales de donde se pueden sacar recursos para combatir efectos de la sequía, pero el 67.7 por ciento de ese presupuesto está sin ejercer, pese a que los mismos municipios pueden tramitarlos sin necesidad de que intervenga el estado.

Esto habla de cómo se está atacando equivocadamente el problema, así lo señaló Liliana Flores Benavides, dirigente de El Barzón en la entidad.

Flores Benavides explicó que de acuerdo a los presupuestos federales, el subejercicio global alcanza los 64 mil 265 millones de pesos, es decir, un 10.4 por ciento por debajo de lo programado.

"Hay presupuesto federal que se conoce como programa especial concurrente para el desarrollo sustentable, donde hay millones de pesos establecidos, y sin embargo, en el mes de enero y febrero, tienen sin ejercer el 67.7 por ciento, es decir, el dinero está ahí, pero no se gasta".

Los municipios pueden bajar esos programas que tienen que ver con pequeñas obras hidráulicas, o el desarrollo sustentable en materia de agua y ambiente.

La también activista lamentó que el Gobierno de Nuevo León busque combatir el problema de la sequía con 80 pipas, porque con esa mentalidad, le tocarían 48 mililitros de agua diarios a cada nuevoleonés, es decir, un tercio de taza.

"Hemos visto respuestas compasivas de la sociedad civil y "llamaradas de petate" de los gobiernos, que no resuelven el problema de fondo. Cada año, ante las elevadas temperaturas, su respuesta es mandar pipas, y así ha pasado durante décadas.

"Ante una emergencia, la sociedad civil debemos responder, pero el gobierno debe de diseñar programas y políticas públicas a corto, mediano y largo plazo, para resolver los problemas de la escasez de agua", cuestionó Flores Benavides.

Se requiere infraestructura en las comunidades, y los recursos pueden salir de la Federación.

"Hay muchísimos proyectos que pueden bajar apoyos para poner bombas, para hacer pozos, etcétera, que son financiados por el Gobierno federal.

"Hay que acercarse a los municipios, poner mesas de trabajo, para que se puedan bajar los recursos", expresó Flores Benavides.

Criticó que mientras el Gobernador se gasta 3.3 millones de pesos en promover su imagen, muchos nuevoleoneses mueren de sed porque no tienen un pozo o una bomba de agua en sus comunidades, que costaría mucho menos que eso.

FRANCISCO ZÚÑIGA