6 de febrero de 2013 / 03:34 p.m.

Monterrey • Para Nuevo León será cada vez más costoso adquirir deuda, no sólo por el incremento del monto de la misma, sino porque las tasas de interés tenderán a elevarse debido a sus apretadas finanzas y a la probabilidad de que sus calificaciones crediticias vuelvan a bajar en el corto plazo.

Tan sólo el año pasado el costo de la tasa de interés aumentó 68 por ciento, ya que al cierre de 2012 el costo ascendió a mil 727 millones de pesos cuando el año previo fueron mil 27 millones de pesos, de acuerdo con el reporte financiero del cuarto trimestre de Nuevo León.

Definitivamente este 2013 será de prueba: o mejora su capacidad de recaudar y el refinanciamiento funciona o se va reduciendo cada vez más el margen de maniobra hasta llegar a un grave problema de manejo de deuda, expresaron analistas consultados.

Esta situación se agrava cuando existe el riesgo de una reducción en la calificación crediticia, explicó Daniela Brandazza, directora de Finanzas Públicas de Standard and Poor’s, quien no descartó que próximamente la firma reduzca la calificación crediticia dado el incremento de 30 por ciento que reportó en su deuda directa.

“Si Nuevo León sigue con un deterioro importante desde el punto de vista fiscal en los próximos 12 o 18 meses, aunado a una tendencia del alza de la deuda, puede tener un impacto en la actual calidad crediticia”.

Dijo que la deuda reportada equivale aproximadamente a 65 por ciento de sus ingresos discrecionales o disponibles.

Brandazza explicó que este incremento en las tasas de interés puede atribuirse a un financiamiento con Banobras a través del esquema de cupón cero: “el estado se compromete a pagar intereses y el Gobierno Federal haría la amortización mediante este programa de cupón cero”.

La deuda directa de Nuevo León ha aumentado 30 por ciento respecto a 2011, sumando en total 23 mil 91 millones de pesos.

Mientras que la global (directa e indirecta) suma 41 mil 561 millones de pesos.

Deuda per cápita

La deuda per cápita de Nuevo León durante la administración del gobernador Rodrigo Medina creció de dos mil 116 pesos (2009) a cuatro mil 962 pesos (2012).

De acuerdo con los reportes financieros del estado al cierre de 2009, la deuda directa (sin considerar organismos descentralizados) era de nueve mil 848 millones de pesos, mientras que ésta aumentó a 23 mil millones de pesos en diciembre, es decir, representa un alza de 134.4%.

Esto significa que en los últimos tres años, por cada nuevoleonés, los pasivos ya se duplicaron y continúan aumentado, ya que el incremento corresponde a 134 por ciento.

Flavia Rodríguez, de la firma Aregional, explicó que cuando una entidad registra un aumento en sus pasivos, una de las acciones que toman es la imposición de impuestos. En el caso de Nuevo León, en este año se aprobó el cobro de la tenencia a pickup y también al ISN del 2 al 3%.

ClavesMás reducciones

Daniela Brandazza, directora de Finanzas Públicas de Standard and Poor’s, no descartó que próximamente la firma reduzca la calificación crediticia del Gobierno del Estado.

La especialista expresó que la deuda reportada equivale aproximadamente a 65 por ciento de sus ingresos discrecionales o disponibles.

Recordó que esta baja se debería en gran parte al incremento de 30 por ciento que la administración estatal reportó en su deuda directa.

ALEJANDRA MENDOZA