3 de noviembre de 2013 / 04:27 p.m.

El campeón mundial Sebastian Vettel se impuso el domingo en el Gran Premio de Abu Dhabi de Fórmula Uno para coronar su séptima victoria consecutiva y undécima de una temporada que ha dominado completamente.

Aunque el alemán ya se había asegurado su cuarto título mundial consecutivo en el Gran Premio Indio el fin de semana pasado, prometió que no aflojaría en absoluto y cumplió con creces.

Vettel, que partió desde el segundo lugar de largada, superó a su compañero de Red Bull, Mark Webber, en la primera curva y a partir de entonces dominó la carrera.

Segundo fue Webber a 30.8 segundos y tercero Nico Rosberg, de Mercedes, a 33.6 segundos.

Cuarto llegó Romain Grosjean, de Lotus, seguido por el dos veces campeón mundial Fernando Alonso, aunque las autoridades de la competencia investigaban el desempeño del español por la manera en que sobrepasó al francés Jean-Eric Vergne.

Vettel tiene ahora 37 grandes premios ganados y, con dos carreras por disputar, podría llegar a igualar el récord de Michael Schumacher de 13 victorias en una sola temporada, que su compatriota, siete veces campeón del mundo, impuso en 2004. Schumacher también ganó 11 carreras en 2002.

"Fue la conducción de un campeón", dijo entusiasmado el director del equipo Red Bull, Christian Horner, a Vettel por la radio, y el alemán respondió con su característico aullido de satisfacción.

"No a menudo uno conduce un auto como este. Los adoro, muchachos, gracias", dijo Vettel antes de bajarse de su bólido y abrazarse con sus padres.

Ahora el alemán buscará igualar el récord de Schumacher ganando las dos carreras que faltan, el Gran Premio de Estados Unidos en dos semanas y el Gran Premio Brasileño, una semana después, en la conclusión de la temporada.

La última victoria de Webber, de 37 años, fue en el Gran Premio Británico en julio del 2012. El australiano nunca ha sido conocido por su velocidad pura y no largó bien, permitiendo que Vettel lo sobrepasara por afuera en la primera curva mientras Rosberg avanzaba del quinto al segundo puesto.

Lewis Hamilton, de Mercedes, bajó del cuarto al quinto puesto cuando lo pasó Grosjean.

El piloto Paul di Resta, de Force India, terminó sexto delante de Hamilton y de Felipe Massa, con Ferrari.

Como la clasificación y la carrera se disputan al anochecer, la pista está considerable más fresca y permite a los pilotos evitar el calor abrumador del día.

Antes de la competencia, Hamilton experimentó problemas con el freno trasero derecho, lo que obligó a los mecánicos de Mercedes a multiplicarse.

Pero peor le fue a Kimi Raikkonen ya que tuvo que retirarse en la primera vuelta con averías en la suspensión.

El campeón mundial del 2007 había amenazado no correr debido a que Lotus no ha pagado sus salarios todo el año. Después se clasificó quinto pero fue relegado al fondo cuando en la inspección determinaron que su auto tenía un piso ilegal.

La ventaja que sacó Vettel fue tan grande que pudo parar por primera vez en los puestos de servicio y salir todavía con buena distancia sobre las Ferrari.

Ap