21 de diciembre de 2013 / 02:20 a.m.

Después de la muerte de tres trabajadores en menos de un mes, Valcke dijo que la seguridad sigue siendo un tema de primordial importancia para los organizadores de la Copa del Mundo.

"Con el vencimiento de todos los plazos en mente, no habrá ni ha habido ninguna concesión en términos de seguridad, un asunto que siempre es una de las principales prioridades para los trabajadores, los jugadores y los aficionados por igual", afirmó Valcke en su columna mensual publicada en el cibersitio de la FIFA.

Un obrero murió el sábado al caer 35 metros (115 pies) mientras laboraba en una estructura de un techo en la ciudad de Manaos, y a fines de noviembre dos trabajadores perdieron la vida cuando una grúa se desplomó en el estadio que será sede del partido inaugural del Mundial en Sao Paulo el 12 de junio.

Ninguno de los seis estadios que tenían que ser entregados a fin de año, como lo solicitó la FIFA, estarán listos a tiempo. Se esperan aún más demoras debido a los últimos accidentes en los sitios en construcción. Otros seis estadios sí estuvieron listos para la Copa Confederaciones este año.

Aún no hay un plazo establecido para que esté lista la Arena Amazonia en Manaos, y no se prevé que las instalaciones en Sao Paulo estén a tiempo para los eventos de prueba sino hasta abril, dos meses antes de que sea sede del partido inaugural entre Brasil y Croacia.

"Los otros cinco ya habrán sido sede del primero de cuando menos tres eventos de prueba durante los primeros tres meses de 2014", afirmó Valcke.

El funcionario elogió la forma en que Brasil organizó el sorteo para el Mundial este mes, pero también señaló que, una vez que ese evento ha quedado en el pasado, es hora de empezar a dar los últimos toques a los preparativos del torneo.

"El Sorteo Final nos ha impulsado y nos ha dado el ímpetu y la motivación para que nos concentremos en completar las tareas importantes que aún falta concluir en la fase final de preparación. El reloj avanza aún más rápido y el nivel de expectativas para todos nosotros está incrementándose", afirmó Valcke.

"Ninguno de nosotros los organizadores —la FIFA, el Comité Organizador Local, el gobierno federal y las ciudades sede— tiene el más ligero motivo para relajarse y dormirse en ningún laurel. Los toques finales son cruciales, y es necesario agregarlos en diversas áreas", agregó el secretario general.

Una vez que se entreguen por fin las instalaciones, Valcke dijo que "las estructuras temporales en los 12 estadios necesitan ser puestas a los estándares y tamaños que la FIFA exige en Copas del Mundo, por nombrar sólo dos de las muchas tareas que aún están pendientes".