31 de octubre de 2013 / 11:33 p.m.

México.- El profesor indígena Alberto Patishtán, liberado hoy tras 13 años en prisión por un indulto presidencial, aseguró que lo encarcelaron para acabar con él, pero que en la prisión aprendió a vivir otra vez.

"Quisieron acabar mi lucha. Quisieron hacerle restar, pero lo que hicieron fue multiplicar, quisieron ocultarlo, pero lo que hizo fue resplandecer", dijo Patishtán en su primera intervención ante los periodistas tras ser liberado en la capital mexicana.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, otorgó hoy el indulto al profesor indígena de 42 años por considerar que había indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos, en particular al debido proceso.

El indulto fue concedido una vez entró en vigor una reforma al Código Penal Federal que faculta al presidente a otorgar ese beneficio cuando existan indicios de violaciones graves a los derechos humanos de una persona sentenciada por cualquier delito.

"Yo no guardo rencor porque en mi corazón hay paz", dijo el maestro, quien desde hace dos semanas recibe tratamiento en la capital mexicana por un tumor cerebral.

En una multitudinaria rueda de prensa, Patishtán defendió su inocencia, entre gritos de júbilo y aplausos, y aseguró que quisieron acabar con él porque salió en defensa de los pobres a los que "una autoridad tirana quiso esclavizar".

"Salí a gritar, a levantar la mano. Eso fue la causa que me mandó a la cárcel", aseguró el indígena, condenado por el asesinato de siete policías en el municipio de El Bosque (en el sureño estado de Chiapas), quien contó que siempre se ha sentido libre porque es inocente.

El indígena animó a seguir "construyendo" y "luchando" contra las injusticias en México, ya que no se está comenzando, sino que "simplemente hay que continuar".

EFE