Minelli Atayde
13 de agosto de 2013 / 03:22 p.m.

Detrás de la seriedad y la apariencia juvenil se esconde el hombre que en pocos años adquirió el éxito con Santos, el cual hoy lo ha puesto como uno de los hombres fuertes del futbol mexicano. Ahora, Alejandro Irarragorri cuenta con un nuevo reto al haber adquirido el Territorio Santos y el club deportivo con Orlegi Deportes.

Se estima que el equipo vale 155 millones de dólares, pero él prefiere no hablar de cantidades, sino de los objetivos que vienen, que son los mismos de principios de la semana pasada, antes de la nueva adquisición. El presupuesto no cambia, porque dice, nunca han tenido cartera abierta y no lo harán ahora, así que los jugadores se seguirán eligiendo de la misma manera.

En entrevista con La Afición, Alejandro habla del cariño que le tiene al club, lo que significa para La Comarca Lagunera y su proyección en el balompié azteca, el cual ha hecho que muchos lo vean en un futuro en la Federación Mexicana de Futbol, pero él afirma que ve su mayor compromiso con el conjunto albiverde.

Lo primero es hablar de qué tan difícil fue prepararse para el cambio que se avecinaba. El controlar el pánico que podía generar la venta, primero de Grupo Modelo y después de Santos.

"Ha sido un proceso de 14 meses bastante complejo, porque en realidad hemos tenido que rebajar en dos planos, el primero cuando en el 2012 se anunció la compra de Anheuser-Bush de Grupo Modelo. La mayor responsabilidad que teníamos era blindar al equipo, continuar dando certidumbre, trabajando y que el equipo siguiera cosechando éxitos para su afición y todas las áreas de la empresa trabajaran ordenadamente, así que esa parte fue una prioridad".

Agregó que "sabíamos hacia dónde venía el desenlace y teníamos que preparar una estructura corporativa y financiera que nos diera la oportunidad de ser candidatos a esta adquisición y un plan de negocios que pudiera ser atractivo para la gente de Anheuser-Bush y Grupo Modelo para haber podido cerrar como hemos cerrado esta transacción, así que sin lugar a dudas han sido 14 meses de mucho trabajo, esfuerzo y todavía entendiendo que no hemos llegado a ninguna meta, sino que es el inicio de una carrera que esperemos dure muchos años".

 

Hizo todo para no desprenderse de Santos, se puso mucho dinero…

"La realidad es que todo mi equipo de trabajo vive un proyecto familiar. Estamos hipotecados de por vida en esto, no nada más por la deuda financiera que hayamos adquirido para esta adquisición, también porque es un proyecto de vida. Entendemos el rol que juega el futbol en nuestra sociedad, comprendemos el momento que vive la La Comarca Lagunera, lo importante que es que haya actores que tomen la responsabilidad del resurgimiento que La Comarca requiere".

 

Fue una inversión muy fuerte y es mucho el riesgo…

"El futbol es un negocio de mucho dinamismo, de mucho riesgo, donde a veces dos más dos no suman cuatro, y por más que hayas hecho tu trabajo a la perfección en 90 minutos se definen muchas cosas, es un negocio de riesgo, pero también así es su retribución, no solo es una retribución económica, porque la retribución emocional de poder ser parte de las personas a través de sus emociones es el activo más importante que te deja el participar de esta gran industria".

 

¿Se puede hablar de cifras?

"Creo que no necesitamos ahondar, es evidente que es una adquisición importante, hemos adquirido en Orlegi Deportes el cien por ciento del capital social de Territorio Santos Modelo y el Club Santos Laguna y nos sentimos sólidos, en torno a la estructura financiera que hemos armado y entendemos que el principal activo es la confianza que han depositado cada uno de nuestros patrocinadores, de nuestro socios comerciales y la confianza de la afición".

 

Sin el respaldo de Grupo Modelo, ¿económicamente tendrán cierto presupuesto u operarán con cartera abierta?

"Este equipo nunca operó con cartera abierta, operó con un plan de negocios y un plan de negocios basado en cinco años que son los ciclos que nosotros trabajamos y gracias a Dios fuimos cumpliendo cabalmente, creo que ya no hay una gran empresa detrás de este equipo, hay grandes empresas. Modelo sigue con Santos, quizá no atrás, pero sí de la mano, porque tenemos un contrato de patrocinio".

 

En cuestión de jugadores, ¿serán más cauteloso en la compra, se apostará más por las fuerzas básicas?

"Todos los movimientos que trabajamos y que hemos venido haciendo forman parte de un plan integral a largo plazo, no cambia nada. En un negocio tan dinámico, se tiene que ir adecuando a las situaciones, el plantel que hoy tenemos es un plantel que estaría aquí con o sin la venta, con o sin Orlegi que hace parte de este pan integral. Estamos en un proceso de rejuvenecer ciertas áreas, fuerzas básicas han tomado un rol muy importante, se tienen jugadores en distintas selecciones".

Muchos lo candidateaban para estar en la Federación Mexicana de Futbol, ¿le gustaría?

"Aprecio mucho la forma en la que se expresan, a veces porque hay de todo y a veces uno comete errores y lo importante es reconocerlo a tiempo, en realidad siempre soñamos con lo más grande, pero hoy siento que el lugar en donde podemos generar más para la sociedad está en el proyecto de Santos".

 

¿Qué le hace falta al futbol mexicano para evolucionar?

"Se han tomado decisiones acertadas en el camino al que lo queremos llevar. Los cambios más difíciles ya se dieron que fue generar las estructuras, toda está división de la Liga Bancomer de la Federación, de la Asamblea, que cada quien juegue su rol y que haya profesionales gestionando las áreas. Antes era muy fácil para las directivas de los equipos manosear el tema en la Federación y cuando no hay un responsable, y si todo sale bien, todos brincamos de alegría, pero si salen mal se queda el resultado solo".

 

En otro tema, ¿apoyaste la continuidad de José Manuel de la Torre en la selección?

"Fue apoyo total al proyecto que el presidente de la Federación asume con autoridad y responsabilidad, más allá de quién es el director técnico".