Francisco Zúñiga
17 de abril de 2013 / 12:29 p.m.

No hay rutas ni caminos cortos para lograr la paz y acabar con la violencia, pero se puede lograr si todos los sectores de la sociedad colaboran, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, al recibir las propuestas para la paz en México que le entregaron dentro del Foro de Desarrollo.

El camino aún es largo y se requiere trabajar de manera conjunta.

"“Para reducir la violencia con apego y respeto a la ley, no existen rutas cortas ni soluciones fáciles, la autoridad tiene la obligación ineludible, irrenunciable e intransferible de hacer valor el estado de derecho"”.

Se requiere necesariamente la colaboración de los tres poderes federales, los distintos niveles de Gobierno, de la sociedad civil, de los medios de comunicación, y de la ciudadanía en general, enfatizó.

El Presidente encabezó en Monterrey el Foro Regional México en Paz, que busca recoger las opiniones de la sociedad para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Dijo que nada se va a lograr por inercia, ni por un hecho fortuito, dijo el Presidente, quien agradeció a los grupos sociales la aportación de sus propuestas y aseguró que esto pasará a formar de las políticas de Gobierno en la lucha contra la delincuencia y la violencia.

“"Yo estoy convencido de que sí se puede recuperar la armonía y la paz social, pero sólo lo lograremos con el compromiso y la coordinación del Estado mexicano en su conjunto"”.

Peña Nieto reconoció el deseo de los mexicanos tener un país seguro y pacífico donde las familias puedan "“caminar sin temor"”.

Al hablar de esto, el Presidente presentó seis líneas de acción con el objetivo de reducir la violencia y lograr un México en paz:

El primero es: Planeación, para reducir la violencia relacionada con homicidios, secuestros y extorsiones; el segundo: Prevención social del delito, para eliminar factores de riesgo y revertir condiciones, mediante un programa de prevención social de la delincuencia, al que la Federación destinó un prepuesto superior a los 118 mil millones de pesos. Éste atenderá las 57 demarcaciones de mayor incidencia delincuencial.

El tercer punto es: Protección y respeto a los derechos humanos. Esto va incluido en la publicación de la Ley General de Víctimas y la Ley de Amparo, y la creación de un grupo único de búsqueda de personas no localizadas.

En el cuarto punto, el Presidente dijo que se construyen bases sólidas para la coordinación entre instituciones federales-estados-municipios, que elevarán la eficacia de las acciones en materia de seguridad.

El número 5 es: Se mantiene la agenda para mejorar la seguridad pública del país, y plantea la necesidad de un nuevo modelo de justicia penal, un Código único de Procedimientos Penales y una nueva Ley General Penal.

El sexto y último punto es: Evaluación y retroalimentación. En éste, se indica que “los mexicanos quieren ver los resultados lo más pronto posible, sin embargo solicitó seriedad y responsabilidad”.

Claves

Líneas de acción

- Las dos primeras vías para reducir la violencia pasan por planear mecanismos eficientes para combatirla y por prevenirla a nivel social, es decir, combatir los factores que la disparan en los rincones más afectados.

- Las siguientes dos líneas de acción tienen que ver con las estructuras dedicadas al tema: tienen que basarse en un respeto irrestricto a los derechos humanos y tienen que funcionar con gran eficacia nacida de la coordinación entre las instituciones de todos los niveles de Gobierno.

- El marco legal es crucial, y ello implica no sólo nuevas leyes y regulaciones, sino plantearlas desde una óptica distinta. Por último, es vital aplicar, ver resultados y mejorar los procesos.