13 de agosto de 2013 / 03:19 p.m.

Debido a una molestia muscular, el delantero argentino Lionel Messi, quien milita en el Barcelona, no podrá jugar con la selección de su país el partido amistoso ante Italia de este miércoles y volverá a su club para continuar con su recuperación.

 

Messi, quien está nominado al premio "Mejor jugador de la UEFA 2012/13", viajó a Roma con una sobrecarga en el cuádriceps de la pierna izquierda que ya le había impedido participar en el encuentro del pasado sábado, en el cual el Barça derrotó por 3-1 al combinado de Malasia.

 

El también capitán de la "Albiceleste" tampoco participó en la práctica que el conjunto realizó la víspera en el estadio Olímpico de Roma, por lo que ya estaba en duda su participación frente a la escuadra "azzurra", partido en honor al Papa Francisco.

 

Aunque el técnico pampero Alejandro Sabella consideraba que el astro sudamericano contaba con opciones para jugar, tuvo que cambiar su decisión, luego de que los doctores de la selección argentina resolvieran que era preferible no exponerlo a una lesión más grave.

 

Luego de la resolución médica y tras ser recibido en una audiencia por el Papa Francisco, en el marco del duelo amistoso en homenaje al líder católico, Messi volverá esta misma tarde a Barcelona para recuperarse de la sobrecarga muscular.

 

Hay que esperar la completa recuperación del goleador, con el objetivo de que pueda aparecer en el inicio de la Liga de España este fin de semana, cuando el cuadro blaugrana enfrente al Levante en la jornada uno.

 

Por otra parte, luego de que el Papa Francisco recibió hoy a las selecciones de futbol de Italia y Argentina previo al choque amistoso que sostendrán, Messi aseguró que vivió una jornada especial.

 

"Ha sido una jornada especial. Estoy orgulloso de haber estado aquí para ver al Papa, también porque es argentino. El futbol me ha llevado por todo el mundo, a los lugares más increíbles, pero la de hoy ha sido de verdad una jornada especial, inolvidable".

 

"Nos acercamos a saludarle y fue rápido, había muchísima gente y por momentos se desbordó un poco por la gente. Fue un encuentro 'cortito', pero muy lindo, no tuve la oportunidad de hablar más con él", concluyó Messi.

Notimex