25 de febrero de 2013 / 02:33 a.m.

Oaxaca • El gobernador Gabino Cué afirmó en Oaxaca no se justifica la presencia de grupos de autodefensa, los cuales podrían representar una amenaza para la paz social de ser infiltrados por grupos del crimen organizado, por lo que advirtió que su gobierno asume la responsabilidad de enfrentar el fenómeno de inseguridad garantizando la firme aplicación de la ley y el estado de derecho.

"Oaxaca es un destino seguro y atractivo que no justifica la existencia de grupos de autodefensa que operen al margen de la ley y en el anonimato, ello supone un serio riesgo para la población, ante la probable comisión de injusticias; así como una amenaza ante la posibilidad permanente de ser infiltrados por los grupos criminales", dijo durante la celebración del Día de la Bandera.

Afirmó que sin estar blindado de las amenazas de la criminalidad, su gobierno se ha esforzado para ofrecer a la ciudadanía, un mejor clima de seguridad, a través de la profesionalización de los cuerpos de policía, y desde luego mediante el otorgamiento de más y moderno equipo táctico, mejores ministerios públicos y un sistema de justicia más eficiente y expedito.

“"¡Que quedo muy claro!, mi gobierno asume de manera cabal la responsabilidad de garantizar la seguridad pública, así como la protección y salvaguarda de la vida, la integridad y el patrimonio de los oaxaqueños, de nuestros visitantes y de aquellas personas que transitan por nuestro territorio"”.

Antes Cué, dijo que no tolerará, ni permitirá dentro de su equipo de trabajo la soberbia ni la deslealtad, refiriendo que los oaxaqueños reclaman más trabajo y resultados de sus gobernantes.

El mandatario aliancista, sentenció, “"¡hay de aquellos que desatiendan su despachos y responsabilidades públicas, por atender agendas personales o intereses políticos o de grupo!"”, ello tras lanzar un llamado a los servidores públicos estatales para que cierren filas, honrando su divisa de trabajo, ejerciendo un gobierno honesto cercano a la gente.

Indicó encabezar un proyecto que tiene un modelo de política social eficiente que está en busca de revertir las condiciones de desigualdad y marginación de los oaxaqueños.

Afirmó que en la nueva era de la alternancia y transición democrática, el gobierno ya no puede perder el tiempo en divisiones o reyertas que a nadie benefician y que solo obstaculizan el desarrollo de la entidad.

En sentido afirmó que es el tiempo de relanzar a Oaxaca como un estado de grandes oportunidades propiciando un nuevo acuerdo con los diferentes sectores de la sociedad para sembrar las condiciones de paz y armonía.

“"Este gobierno democrático se pronuncia por el diálogo, la conciliación de intereses y la tolerancia para resolver los conflictos, reservándose el derecho para actuar con todo firmeza contra aquellos grupos que busquen alterar la paz y amenacen la gobernabilidad de la entidad"”, consideró.

Recordó que la bandera obtuvo sus colores al amparo de los héroes mexicanos, y la cosmovisión, como el gran Benito Juárez, que defendió la soberanía de la nación, por eso estamos aquí para llamar a la unidad, a la lucha por la igualdad y progreso de los oaxaqueños.

Después del discurso, las autoridades realizaron la incineración de banderas de diversas instituciones educativas.

OSCAR RODRÍGUEZ