29 de mayo de 2013 / 05:54 p.m.

Apaxtla, Guerrero • El presidente municipal de Apaxtla, Efraín Peña Damaciom, reconoció que ha tomado en cuenta la posibilidad de separarse del cargo si la violencia generada por el crimen organizado no mejora, bajo el argumento de que “no le voy a hacer al héroe”.

En las instalaciones del palacio municipal, el alcalde reconoció que la situación que se vive en dicha demarcación es muy complicada desde hace varios años, pero señaló que se recrudeció desde el pasado 19 de mayo, cuando un grupo de aproximados 80 hombres armados sitió la cabecera de dicha localidad.

“Ese día nos avisaron que venía un grupo armado, llegaron quemando carros en la entrada y salida de la ciudad. Lo que hicimos fue tomar medidas de precaución y encerrarnos en nuestras viviendas, luego pasó lo que muchos de ustedes ya saben”, anotó.

El primer edil reconoció que desde la tarde del lunes 27 de mayo ingresaron a la cabecera elementos del Ejército Nacional y que la situación mejoró, ya que la población desconfía de la policía del estado y la ministerial.

“Lo que queremos es que el gobierno del estado y la federación asuma el control de la seguridad, porque yo con diez policías no puedo”, señaló en la oficina que ocupa desde octubre de 2012.

Dijo estar en la disposición de mantenerse en el cargo para cumplirle a la sociedad, pero a estas alturas mencionó que ya analiza la posibilidad de solicitar licencia y dejar la municipalidad, como admite ya lo han hecho decenas de familias.

“Todos estamos en la decisión de continuar aquí, pero también la vida es bonita y no la queremos dejar”, apuntó.

ROGELIO AGUSTÍN