25 de febrero de 2015 / 05:37 p.m.

Ciudad de México.- El gobierno de Guerrero ha sido absolutamente tolerante, pero lo de ayer fue la gota que derramó el vaso, dijo el gobernador Rogelio Ortega.

"Yo les estuve diciendo que no siguieran con la radicalización del movimiento porque se les iba a aplicar la ley. Hemos sido absolutamente tolerantes al extremo, nos hemos ganado los cuestionamientos y la censura de varios sectores", afirmó en entrevista.

"Tenemos un límite de tolerancia y ayer lo rebasaron. La autoridad debe intervenir y lo hicimos", aseguró Ortega.

El mandatario estatal informó que el gobierno sigue con el llamado para un diálogo con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero y con los estudiantes normalistas que quieran regresar a clases.

El gobernador interino aseguró que hay un grupo de radicales que utiliza a los padres de los normalistas desaparecidos en Iguala como 'carne de cañón' para sus propios fines.

"Lo que ellos buscan es provocar una muerte para que se victimicen y se oigan voces en el mundo de que somos represores y no somos represores, sólo aplicamos la ley", aseguró el gobernador.

Ortega dijo que no es toda la CETEG los que realizan los hechos de violencia en el estado, "es un grupo radical de la CETEG".

"Los líderes están en conversaciones con la Secretaría de Gobernación y la de Hacienda atendiendo sus peticiones", afirmó.

FOTO: Milenio

MILENIO DIGITAL