7 de mayo de 2013 / 02:02 a.m.

Ciudad de México • "La Demora", de Rodrigo Plá, ha obtenido distintos reconocimientos y está postulado a algunas de las categorías más importantes para la edición 2013 de los premios Ariel a lo mejor del cine mexicano.

 

Aunque para el director los reconocimientos "le sientan bien al ego y al estímulo", Plá asegura que el Oscar "no es un premio que me llame la atención" pues no busca hacer grandes producciones al estilo de los estudios de Hollywood que sólo dejan un "vacío" en el público.

"No me interesa mucho hacer el cine de las majors (grandes estudios) que lo que intentan hacer es un producto comercial y ya, que te deja con un vacío enorme después de verlas. A mí sí me gustan las películas que me mueven y que me dejan pensando después de salir de cine, no que las olvido inmediatamente", dijo Plá el lunes en un encuentro con los medios. "Las majors no pretenden ser arte. Cuando tu utilizas fórmulas y paradigmas y construyes a partir de otras cosas y siempre estamos viendo la misma película, nace muerta como obra artística", agregó el realizador durante la promoción del estreno comercial de "La demora".

La cinta narra la historia de Agustín (Carlos Vallarino), un anciano con lagunas mentales que vive con su hija María (Roxana Blanco), una madre soltera de tres hijos, que agobiada por las deudas decide abandonar a su padre. Las emociones por las que atraviesan los personajes se exploran con crudeza en la cinta que se estrena en México el viernes.

El filme obtuvo el premio Forum del jurado ecuménico en la edición 2012 de la Berlinale y el premio a la mejor película en festival LAFF de Holanda. La cinta contiende por el Ariel 2013 en la categoría de mejor película, mejor director, mejor actriz, mejor actor, mejor fotografía y mejor guion para Laura Santullo, quien es esposa de Plá.

El director reconoció que los premios "facilitan proyectos a futuro", pero atribuyó el éxito de la cinta a la fuerza de la historia que, dice, despierta la empatía del público, pues "no hace énfasis ni en el folclor, ni nada. Toma parte de la condición humana y todos podemos sentir eso cerca".

"La idea no es que sea un mensaje, sino un acercamiento a una temática, a unas personas. Nos gustaba contar esta historia, saber cómo la llegada de la vejez y el deterioro físico, impacta en el núcleo familiar", expresó el realizador nacido en Uruguay y nacionalizado mexicano.

Pla señaló que hay momentos del filme en el que se hace una crítica a diversos aspectos sociales como el de los problemas que enfrentan los jubilados. En una escena María acompaña a su padre para tratar de obtener un espacio en un albergue operado por el gobierno, pero la ayuda les es negada debido a que no pertenecen a un estrato social bajo.

"Cuestiona a los gobiernos pero de forma colateral, justamente pertenecen a una clase social que no son los más pobres aunque vive con cierta precariedad, pero como no son los más pobres no tienen la ayuda del estado", detalló.

El realizador de cintas como "La zona" y "desierto adentro" dijo ser parte de una nueva generación de cineastas latinoamericanos que buscan realizar cine "más personal, con pretensiones artísticas e independientes", al tiempo que consideró a su cinta dentro del espectro del entretenimiento.

"Entretener implica atrapar y atrapar puede ser con estímulos y con una exigencia al espectador que tiene que construir y terminar de construir una película", dijo. "No es una historia repetida 80 veces por el paradigma americano donde todos sabemos desde el principio lo que va a suceder, ese no es el cine que nos interesa hacer, nosotros sí tenemos pretensiones artísticas"

AP / NOTIMEX