8 de octubre de 2013 / 02:03 p.m.

José Guadalupe Cruz se hunde en una amplia silla negra, bebe pequeños sorbos de agua y habla con soltura. Ya pasó una hora de la charla exclusiva que mantiene con La Afición y las reflexiones sobre el presente que vive con los Rayados llegan a su momento más sincero.

Muchos lo consideran un entrenador de equipos pequeños, pero él rebate esa idea. Otros lo tildan de técnico de paso y él asume que quizás no sepa venderse bien.

Hay mucha gente que te cataloga como un técnico de transición y que el estadio nuevo traerá nuevo entrenador, ¿cómo te consideras tú?

"Es su perspectiva y es respetable. La verdad que pudiese ocurrir y por eso observo los grandes técnicos que pasaron por esta institución y los comparo conmigo. Un Mejía Barón, Passarella, Lavolpe, Vucetich; todos de Selección Nacional y yo con pergaminos mucho más chiquitos pero, sinceramente, no me siento así de pequeño.

"Llegué porque sentía que para crecer debía afrontar este desafío; asumir lo que significa la grandeza de Monterrey y saber que será mi mejor oportunidad para mejorar en todos los aspectos".

¿Te sientes bajo presión?

"En este medio estoy expuesto a ella y hay que entender que no seré eterno en esta ciudad.

Pero ¿cómo te percibes desde que llegaste?

Mira, te hago un comparativo, ¿recuerdas a Dorlan Pabon? Se fue a España y Rayados necesitó cubrir la plaza y contrató a Marlon de Jesús Pabón. ¿Qué paso? Las expectativas sobre el chavo están altísimas porque debe llenar un hueco muy difícil. Pues lo mío con Vucetich es similar; ganó muchísimos títulos en los últimos años y yo llegué (sin ser un desconocido) pero con bastante menos".

¿Te consideras un técnico de elite o de la periferia?

"Pareciera que siempre están los mismos cinco o seis nombres que se barajan para los equipos grandes y el resto estamos para los chicos. Mi punto de partida para entender de qué grupo soy lo baso en los logros, y en lo personal, apelo a mi capacidad de trabajo para entender que puedo competir con quien sea".

¿Entonces?

"A lo mejor no me consideran de esa elite, pero no tengo nada qué envidiarles a ellos. Mi objetivo siempre será ganar y trabajar muy decididamente para lograrlo.

Jaime Garza y Santiago Fourcade