3 de mayo de 2013 / 12:40 p.m.

Monterrey • Uno de los integrantes de la banda "La Reyna de Monterrey" se consideró afortunado, pues logró sobrevivir al accidente al viajar en el piso de la camioneta, en el extremo contrario al impacto.

Rogelio Gómez Muñoz, ‘Max’, comentó que antes de salir de Nuevo Laredo, donde tocaron la noche del viernes 26 de abril, se recargó en la orilla de uno de los asientos.

La incomodidad originó que otros miembros del grupo musical le pidieran colocarse en la parte central. Trató de obedecer y no cupo, por lo que finalmente se recostó en el pasillo lateral derecho.

"Todavía no salíamos de la ciudad de Nuevo Laredo cuando yo me acosté en la orilla del pasillo. Me fui acostado a lo largo; yo creo que eso fue lo que me salvó la vida, me cambié dos veces de lugar", explicó durante una charla con sus amigos.

En este momento se siente afortunado y que la vida le dio otra oportunidad, aunque lamenta en forma profunda la suerte que corrieron 11 de sus compañeros.

"Pues no fue coincidencia, no fue coincidencia. Simplemente que Dios no quiso que yo fuera en esos lugares. Para mi fortuna pues qué bueno, y para desgracia de mis compañeros… pues no me tocaba", aseveró.

Al momento del fuerte impacto contra el tráiler en la autopista Laredo-Monterrey, "Max" venía dormido, cansado después de la tocada en el bar "El Laguito" de Nuevo Laredo.

"Yo, en el primer momento, ya cuando ocurrió el choque, me quedé aturdido. Abrieron las puertas de la camioneta y en menos de un minuto la gente se paró a auxiliarnos… muchas gracias a esa gente", comentó.

La escena era por demás estremecedora: La unidad de pasajeros completamente destruida, mientras la mayoría de sus compañeros yacían sobre el asfalto o el acotamiento.

"Y veía a un chavo entre las llantas y la polvera, por la parte de atrás de la camioneta, y luego veía a uno que estaban sacando, y gritaba y gritaba: ¡me duele, me duele!", recordó.

A quien vio a lo lejos en mejores condiciones fue al vocalista y líder del grupo Odbert Palomo Luna Dávila, con quien lloró en medio de la pesadilla que apenas comenzaba.

"Yo lloré y le grité a Palomo. Le dije a mi compadre Palomo: ¡Se murieron todos Palomo… se murieron todos!. Y me dice: ¿tú cómo estás?, y le digo: No hombre… ¡se murieron todos!".

El joven charló con Iván Leija, reconocido en el ambiente grupero, quien produce y dirige un programa de ese corte a través de Internet.

Mientras Gómez Muñoz se recupera en su domicilio aquí en Monterrey, también fue dado de alta a inicios de semana otro músico, Alejandro Vázquez Flores.

Se esperaba que en cualquier momento Odbert Palomo también abandonara el hospital Universitario, mientras el conductor, Lino Obregón Vázquez, espera, internado, enfrentarse a la justicia.

AGUSTÍN MARTÍNEZ