4 de junio de 2013 / 06:50 p.m.

El español David Ferrer trata de mantener la calma de cara a las semifinales de Roland Garros y asegura que el duelo contra el francés Jo-Wilfried Tsonga será "un partido más".

"Si gano será mi primera final de un Grand Slam y si no, es un partido más. Es un partido importante, pero no deja de ser un partido, no voy a meterme películas en la cabeza, ni sueños, ni una música especial. Hay cosas más importantes en la vida que un partido de tenis", dijo Ferrer tras derrotar a su compatriota Tommy Robredo por 6-2, 6-1, 6-1.

Ferrer no teme al hecho de que su rival vaya a ser un francés, un jugador local de un país que desde hace 30 años espera que un compatriota levante la Copa de los Mosqueteros.

"Hay que estar por encima del público, trataré de estar concentrado conmigo mismo", dijo David, que en 2008 perdió en cuartos de final contra Gael Monfils en un partido en el que el público apoyó mucho a su rival.

"Haber jugado aquel partido me ayuda a saber que habrá momentos de tensión y que voy a tener que estar preparado para afrontarlos", afirmó.

Ferrer destacó el hecho de que ha pasado muy poco tiempo en las pistas para llegar a semifinales, apenas 8 horas, lo que le permitirá afrontar con frescura física lo que le queda de torneo.

"Me encuentro bien físicamente, he llegado a las rondas finales sin mucho desgaste físico y eso en un Grand Slam es muy importante (...) Cuanto menos horas tengas en pista mucho mejor. Además, saber que llegas bien físicamente hace que mentalmente estés con esa chispa de jugar cuatro horas. En las rondas finales de un Grand Slam a parte de llegar, es importante hacerlo bien físicamente", dijo.

Ferrer afirmó que se ha sentido muy cómodo desde el fondo de la pista, pero reconoció que tiene que mejorar su saque, donde en los dos últimos partidos ha tenido "algunas lagunas".

En cuanto a Tsonga, Ferrer afirmó que sus armas más peligrosas son el saque y la derecha.

"Su primer servicio es muy bueno y tiene un alto porcentaje, la derecha la dirige muy bien. Hay que jugarle largo y tratar de encontrarle su revés. Cuando saca bien y engancha la derecha es difícil ganarle", aseguró.

EFE