17 de abril de 2013 / 12:55 a.m.

Monterrey.- • La delincuencia y la violencia están relacionadas fuertemente con el narco, pero también con la pobreza, la marginación y una débil cultura el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de legalidad, reconoció al advertir que nadie estará por encima de la ley.

Al arrancar los trabajos del Foro Regional México en Paz, Osorio Chong reconoció que la violencia en el país todavía tiene niveles preocupantes y, si se quiere desarrollo en el país, se requiere paz.

"Construir un México en paz, es el piso mínimo para el desarrollo, es la aspiración de todos los mexicanos", puntualizó el funcionario federal.

Reconoció que el país enfrenta todavía un importante nivel de violencia y que la población percibe a la inseguridad y la delincuencia como el problema más importante que hay que resolver, pero prometió resultado en el mediano plazo."Los niveles de violencia en las regiones del país están relacionadas con el mercado del narcotráfico, el crimen organizado y con factores sociales de riesgo, como la pobreza, la marginación y la débil cultura de la legalidad".

Durante el evento, que se lleva a cabo en Cintermex, el funcionario federal agregó que el uso de la fuerza pública es compatible con el respeto a los derechos humanos, al aclarar que las demandas de un grupo no pueden pasar sobre los derechos de los demás.

"El uso de la fuerza pública y el orden, son compatibles con el respeto a los derechos humanos, se trata de gobernar, para transformar".

Advirtió que el Gobierno Federal no permitirá que ningún grupo aproveche el clima de violencia para generar más violencia.

"Nadie por encima de la ley, Nadie puede pretender solucionar sus demandas afectando los derechos de terceros. Nadie, nadie por encima de los intereses de México y de todos los mexicanos", recalcó en su mensaje.

El gobierno federal tiene la firme convicción de gobernar y lograr un Estado eficaz, por ello tiene como prioridad escuchar las voces de la pluralidad, incluir el diverso espectro social, e impulsar la consolidación de acuerdos como principios de cambios firmes y duraderos.

"Un México en paz se construye sobre la base de una gobernabilidad democrática de la nación, que parte de la solución pacífica de los conflictos, que haga del diálogo y la inclusión el eje central que armonice nuestras naturales diferencias", asentó.

Osorio Chong mencionó que la paz y tranquilidad del país sólo podrán construirse con la participación de todos, y luego, mantener esa unidad para conservarla, con la ley en la mano, para garantizar libertades y evitar que la acción violenta de unos cuantos vulneren los derechos de todos.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL