12 de septiembre de 2013 / 12:53 a.m.

La continuidad del segunda base dominicano Robinson Canó con los Yanquis de Nueva York es una prioridad para los Bombarderos del Bronx, pero ya han adelantado que la misma no será a costa de pagar "cualquier precio".

La posición del equipo la ha dado a conocer el propio presidente de los Yanquis, Randy Levine, que fue categórico cuando en una entrevista concedida a la cadena Bloomberg Television reiteró que tenían todo el interés del mundo porque Canó siguiese con ellos a partir de la próxima temporada cuando se convierte en agente libre, pero también contemplan la posibilidad que pueda irse.

Los Yanquis trabajan tanto en el objetivo principal de retener a Canó, el mejor pelotero que tienen actualmente en la ofensiva del equipo, pero si el estelar intermedista recibe una oferta contractual que se sale fuera de su nueva política de control económico, entonces no forzaran su permanencia.

Canó, que esta temporada tiene .308 de promedio de bateo, con 167 imparables, 26 jonrones, 98 carreras producidas y 77 carreras anotadas, se presenta como el pelotero más codiciado que habrá el próximo mercado de los agentes libres.

El toletero dominicano que el próximo octubre cumple 31 años ha sido clave para que los Yanquis, que tienen marca de 77-68 se mantengan en la lucha por uno de los dos comodines de la Liga Americana que les permita estar en la fase final.

"Robinson Canó es un gran jugador. Nos sentaremos y hablaremos con él", declaró Levine. "Esperamos que siga siendo de los nuestros. Nadie está seguro de ser firmado de vuelta a cualquier costo, pero definitivamente lo queremos de vuelta y nos sentimos bien el poder negociar con él".

Por su parte, Canó no quiso hacer declaraciones sobre los comentarios de Levine cuando el diario "New York Daily News" se le acercó para hablarle del asunto y se limitó a decir que su preocupación era la competición actual.

"Veremos lo que sucede cuando acabe la temporada", comentó Canó al Daily News. "No hay nada que yo pueda decir. Ahora mismo, no le estoy prestando atención a nada que no sea jugar al máximo para ayudar al equipo".

Canó recordó que les quedan 18 juegos para concluir la temporada regular que son "finales" y deben concentrarse al máximo y exclusivamente en ese apartado deportivo, los demás asuntos los analizará en su momento.

El representante de Canó, Brodie Van Wagenen de CAA, y los Yanquis han mantenido ya conversaciones informales en un esfuerzo por llegar a un acuerdo antes que el estelar segunda base se convierta en elegible a la agencia libre.

Van Wagenen ha sido el punto de contacto principal en las negociaciones, a pesar que Jay-Z fue instrumental para que Canó llegara a su grupo, la sociedad de Roc Nation con CAA.

Se espera que Canó, un cinco veces seleccionado al Juego de las Estrellas, consiga un multimillonario contrato por al menos cuatro o cinco años cuando llegue el descanso invernal dado el gran interés que existe por parte de varios equipos para conseguir sus servicios.

Ese interés será el que precisamente incremente el valor del nuevo contrato de Canó, pero que de acuerdo a Levine no les va a apartar de la estrategia que tienen planificada para las negociaciones.

"Los Yanquis son los Yanquis, llevamos mucho tiempo en esto", recordó Levine en su entrevista con Bloomberg Television. "Pienso que nuestra base de fanáticos entiende que vamos a poner un equipo con potencial de campeón cuando esté en el diamante".

Levine fue más explicitó al recordar que "las grandes figuras van y vienen, pero el compromiso con tener grandes jugadores sigue firme dentro de los Yanquis, que eso es lo importante y fundamental".

EFE