22 de septiembre de 2013 / 06:04 p.m.

El piloto alemán Sebastian Vettel desestimó la aplastante ventaja con la que terminó el Gran Premio de Singapur, triunfo que lo encamina a su cuarta corona consecutiva, pues de momento prefiere solo enfocarse en la carrera siguiente.

 

Con una ventaja de más de 30 segundos en su victoria a pesar del coche de seguridad en el circuito de Marina Bay, Vettel nunca perdió el primer lugar tras largar desde la "pole position", pero aseguró que no ha estado exento de problemas, sobre todo con la caja de velocidades.

 

"Todo está muy ajustado, tan ajustado que es increíble. Me han ayudado los neumáticos blandos al final, más que los duros. La salida ha sido terrorífica porque Nico ha salido mejor, no tenía tracción pero he podido dejarlo atrás y he tenido muy buen ritmo", señaló.

 

Explicó que la bandera amarilla complicó un poco su trabajo pero al final las cosas salieron como lo buscó el equipo, al que reconoció el trabajo -de ingenieros y mecánicos-, y señaló que con seis carreras por disputar es pronto para pensarse ya campeón nuevamente.

 

"Es increíble pero para ser sincero no estoy pensando en el campeonato, estoy disfrutando del momento. Me encanta pilotar y el coche está fantástico. Esto no ocurre por accidente, hay mucha gente trabajando. Estar en el coche en carreras como ésta es un placer", dijo.

Notimex