JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO
25 de mayo de 2013 / 06:48 p.m.

Chihuahua • El gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, advirtió que no permitirá que los funcionarios públicos hagan mal uso de los bienes y recursos oficiales con el propósito de beneficiar a algún partido político durante el proceso electoral en esta entidad.

Sin embargo, aclaró que los programas sociales, como la Cruzada Nacional Contra el Hambre, seguirán su curso para apoyar a la población, "porque no es posible decirle a la gente que no coma sólo porque va a haber elecciones", dijo.

Luego de que su administración decretara este jueves la suspensión de propaganda y publicidad una semana antes de que entre en vigor la veda electoral en esta entidad, el mandatario dijo que estará atento para recibir cualquier queja de tipo electoral.

Tras apuntar que de ninguna manera tratara de reemplazar a las autoridades electorales en esta materia, explicó que la mesa que conformó con los partidos para la vigilancia de este proceso, es una instancia política que sólo busca mantener la tranquilidad.

En este sentido recordó el encuentro que sostuvo el pasado sábado con el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, quien señaló que en el estado de Chihuahua no se han detectado irregularidades que pongan en riesgo el proceso electoral.

Al reiterar que de ninguna manera se va a permitir que los servidores públicos violenten la ley electoral, mucho menos en sus horas de trabajo, señaló que los programas sociales no se suspenderán, sólo, que no contarán con la promoción y no se “atraerá” a la gente necesitada parta evitar que se le dé un matiz electorero.

"Chihuahua se somete al Pacto por México y al marco de la ley, pero no se sustrae de la responsabilidad de atender una problemática social. La responsabilidad de suministro de alimentos no se puede cortar: imagínense que una familia no va a comer en un mes y medio porque hay elecciones".

"Es lo mismo que si dijeran que no detengan a un delincuente porque hay elecciones. No se puede paralizar al estado, es una posición política que me parece exagerada cuando se dimensiona el nivel de parálisis o se encorchete a los funcionarios a que no hablen, si de por sí, no es fácil que se muevan", dijo.

Explicó que como funcionarios públicos están obligados a transparentar y a compartir la información con respecto a las responsabilidades y a las acciones que se realizan, lo que es algo, muy distinto a promocionarlas, que eso sí está prohibido, señaló.

Para concluir, dijo: "yo agradezco, sin duda la atención del presidente del PAN, el señor Madero quien reconoce que en Chihuahua no hay foco rojo o un tema que preocupe de fondo en materia electoral en el estado", manifestó.