27 de diciembre de 2013 / 08:01 p.m.

El presidente de la UEFA, Michel Platini, considera que se ha vuelto impopular en algunos círculos del fútbol por endurecer las sanciones contra los equipos, pero afirmó que la medida es necesaria para limpiar el deporte.

El francés, quien sopesa si tiene apoyo para buscar la presidencia de la FIFA en 2015, dijo el viernes que castigar a los clubes por racismo, arreglo de partidos y gastos desbocados es crucial para garantizar que el fútbol esté "libre de trampas, violencia o injusticia".

En un mensaje de fin de año, Platini afirmó que la UEFA aún necesita actuar "con mayor celeridad y más firmeza", aunque destacó que algunos equipos ya fueron obligados a jugar a puerta cerrada en castigo contra el racismo, en tanto que otros clubes fueron expulsados de competiciones europeas por mala administración financiera.

"Todas estas medidas no nos están haciendo populares. Esto está evidentemente claro", expresó el ex futbolista francés. "Sin embargo, mi objetivo no es ser (un dirigente) popular, sino responsable".

"Es una responsabilidad que debo asumir, a fin de garantizar la continuación de la existencia del fútbol, así como el futuro de nuestras competiciones", apuntó.

Entre los flagelos que empañan la imagen del fútbol, Platini puso de relieve el arreglo de partidos, las sumas "extravagantes" que manejan los intermediarios en las transferencias, el tráfico de menores y los "excesos violentos o discriminatorios de extremistas que contaminan las gradas en ciertos estadios".

La presidencia de Platini en la UEFA se ha centrado en la defensa de las reglas del "Fair Play" financiero, a fin de que los clubes mantengan números negros y efectúen oportunamente los pagos a los jugadores y las autoridades hacendarias como condición para que participen en la Liga de Campeones o en la Liga Europa de la UEFA.

"Tendremos la capacidad de adoptar las medidas que sean imperativas para el bienestar del fútbol", expresó Platini en una advertencia a los equipos que temen se les excluya de las competiciones europeas.

Sobre la misión que enfrenta para limpiar al fútbol europeo, Platini advirtió que la "moralidad de los individuos deja algo qué desear".

"En los últimos meses, el fútbol no siempre ha proyectado su mejor imagen posible", agregó. "Las prácticas que son moralmente reprochables han persistido a pesar de los esfuerzos para erradicarlas"

AP