10 de enero de 2013 / 03:03 p.m.

Monterrey • Tras amagar los industriales del estado con sacar sus inversiones de Nuevo León y tramitar amparos contra el alza al Impuesto Sobre Nóminas, el Gobierno del Estado reconoció que la posibilidad está latente, pero acotó que existen medidas para evitar la fuga de nóminas.

El jefe de la Oficina de la Gubernatura, Jorge Domene, reiteró que las empresas que instalen nuevas inversiones o contraten más personal están exentas del pago del gravamen.

“"Siempre habrá ese riesgo, sin embargo, estamos confiados en que habrá un desarrollo para el estado. Tenemos ya en cartera más de mil 500 millones de dólares para inversión directa.

“"Y (hay que) recordar que hay mecanismos para que estas frases que se han vertido de que va a inhibir el empleo, de que va a haber fuga de inversión, pues hay mecanismos como el decreto que se tiene para no cobrar este impuesto a todos los nuevos empleos, a todas las nuevas inversiones"”, expresó.

Domene sostuvo que los amparos son un derecho de la iniciativa privada que se responderán en su momento en caso de que prosperen.

El funcionario también negó la versión del presidente de Caintra, Eugenio Clariond, que ligó el alza en los incrementos al desorden presupuestal del Gobierno del Estado, que en los últimos años ha disparado su gasto y la deuda.

“"Es respetable, nosotros tenemos el análisis ya consensado, de alguna manera pasó la aprobación, no por el Ejecutivo, sino por el Congreso, y esto nos da una posición para poder, como ya se ha dicho, del esfuerzo que está haciendo el Gobierno del Estado de poder ahorrar hasta 3 mil 600 millones de pesos en este año, como una muestra de que no hay una irresponsabilidad en el gasto, de que se busca un equilibrio"”, refirió.

DIPUTADOS, ESCÉPTICOS

Para el diputado local del PRI e integrante de la Comisión de Hacienda del Estado, Gustavo Caballero, tanto el Estado como los empresarios perderían con la decisión de sacar sus activos de la entidad, pero duda que al final cumplan sus amenazas.

Dijo además que si los empresarios analizan esta posibilidad es por que se han dado cuenta que el incremento al ISN no es inconstitucional, como habían argumentado anteriormente.

“"La impresión que me da es que están espantando con el petate del muerto, yo creo que no hay una razón para que los empresarios, que siempre han arriesgado sus capitales y hay generado muchos empleos, no cooperen con el estado cuando la situación está crítica... yo creo que no se van a ir"”.

En tanto, el líder de la bancada del PAN, Juan Carlos Ruiz, desestimó las amenazas de la iniciativa privada, pero dijo que irse es decisión de éstos y la respetarán.

LUIS GARCÍA Y REYNALDO OCHOA