4 de junio de 2013 / 06:55 p.m.

El español Tommy Robredo reconoció hoy que la fatiga acumulada en sus tres últimos partidos le pasó factura en el duelo de hoy de cuartos de final de Roland Garros contra su compatriota David Ferrer, que le derrotó por 6-2, 6-1, 6-1.

"No estaba bien preparado. Antes del partido estaba cansado, pero pensaba que me recuperaría, pero luego llegaba muy forzado, siempre tenía que estar defendiendo. Jugar contra David es difícil hasta cuando estás al cien por cien, si no lo estás hay poco que hacer, y menos a cinco sets. En este tipo de torneos es importante el que llega más fresco", comentó.

"No me voy triste por el resultado, me voy triste porque me hubiese gustado ponérselo más difícil, pero hoy era imposible", agregó.

"Si valoro el torneo, han sido casi dos semanas muy buenas, antes de venir aquí lo habría firmado. Me han servido para ponerme en forma. Dado de dónde veníamos no puedo quejarme", señaló Robredo.

"David es mejor ahora mismo, ha ganado y hay que felicitarle. Ojalá que llegue hasta la final", concluyó.

EFE