Jair Ramos
23 de abril de 2013 / 01:05 a.m.

Fue en el Clausura 2011 cuando Tigres pintaba como favorito al título al realizar una campaña de buen futbol, en 17 jornadas los de Ricardo Ferretti lograron 35 puntos, ganaron 10 partidos, empataron 5 y perdieron apenas 2, así entraron a la Liguilla aspirando al título. Sin embargo todo ese esfuerzo de un torneo terminó en apenas 2 juegos, Chivas eliminó con un 4 por 2 global a los felinos en los cuartos de final.

Con ese antecedente y con un marco parecido al de aquel 2011, Tigres luce favorito al título de esta campaña, pero ahora su presidente, Alejandro Rodríguez, no quiere que suceda lo que pasó ante Chivas hace 2 años.

“Otra vez los récords, otra vez las estadísticas, nosotros lo que queremos es levantar la copa y llegar embalados a la liguilla.

“Queremos ser contendientes y que no suceda como cuando quedamos súper líderes y que vamos aGuadalajara y nos ganan allá tres uno y acá se nos encierran y empatamos y adiós, creo que lo que necesitamos nosotros es mentalizarnos a que ya estamos en la liguilla, estar muy bien en la liguilla para pasar seis partidos y levantar la copa”, señaló El Inge.

Rodríguez mientras tanto es cuidadoso y no ve más allá por ahora que del próximo partido, el clásico regio en donde aunque no se considera favorito si acepta que su afición vea de esa manera a Tigres para este encuentro.

“Bueno si la afición considera que Tigres es favorito yo lo respeto y si ustedes lo dicen también. Siempre he dicho que un clásico lleguemos completos, sanos y sin expulsiones, y ahorita pues nosotros tenemos a Hugo Ayala como baja, esperemos que Monterrey no tenga ninguno y que el juego sea un duelo parejo en ese aspecto”, expresó.

A pesar de que Rayados tiene un compromiso importante a media semana, el directivo auriazul sabe que al clásico su rival llegará motivado, ante esto el equipo no se debe relajar pero tampoco emocionarse de más, esto podría ocasionar un empate o una derrota.

“Creo que los jugadores van a llegar motivados de cualquier forma independientemente del resultado del miércoles para ellos.

“Muchas veces por querer desbocadamente ganar un partido pues lo pierdes o lo empatas, yo creo que ahí la inteligencia y estabilidad emocional juegan un partido importante más allá de lo deportivo”, finalizó.