23 de septiembre de 2013 / 12:57 a.m.

Ilusionado, motivado y con todas las ganas de aportar su granito de arena, es como viajó por la tarde Lucas Lobos rumbo a su primera concentración con la selección mexicana, dejando en claro que él, no es salvador del conjunto tricolor.

El argentino naturalizado mexicano agradece a la opinión pública los buenos comentarios y deseos luego de su convocatoria, mientras por lo pronto solo piensa en concentrarse en la importancia de los dos duelos que le restan a México rumbo a Brasil 2014.

"No soy el salvador, vengo a aportar lo mejor de mi me tengo sí mucha confianza, se que las cosas se pueden dar así que por eso mismo dije que sí, estoy muy ilusionado, con muchas ganas y ya después no voy a decidir yo si voy a jugar o no.

"Primero agradecer por toda esa confianza y escuchar esas palabras del Chaco (halagos), yo soy un chico que siempre busca dar lo mejor en el trabajo yo también tengo esperanzas de poder jugar, de poder ayudar y hay que estar tranquilos y hoy más que nunca debemos de saber lo importante que nos estamos jugando, trabajar y meterle todas las ganas", dijo.

El volante de Tigres es consciente que la decisión de que él esté o no en la cancha es de Víctor Manuel Vucetich, pero aseguró trabajará al máximo para poder estar en el terreno de juego aportando su futbol y su calidad.

"Es un momento pero estamos acá para sumar para lo que podamos ayudar vamos a estar ahí, no quiere decir que sea el que va jugar pero vamos a hacer todo lo posible para sí estar (en la cancha), porque si quiero estar".

¿Te ves en Brasil?

"Ojalá falta todavía un año o un poquito menos pero para eso hay que ganar estos dos partidos, sabemos lo importante que es estos dos partidos contra Panamá y vamos a tratar de cada uno al que le toque estar dejar lo mejor".

"Hay muchas ganas tengo muchas ganas hay que comprometerse. Trataremos de dar lo mejor para ayudar en todo". Lucas Lobos.

Diego Medina