29 de marzo de 2013 / 03:11 p.m.

Monterrey  • La actual administración municipal estaría cometiendo un delito al no sancionar al ex director jurídico de Desarrollo Urbano, Mario Moreno, quien ahora es el defensor de los casineros, pues se convertirían en cómplices de la falta, dice el ex regidor de Monterrey, Luis Farías.

El ex funcionario sostuvo que en caso de que el actual defensor de los casineros no sea castigado, la administración de l Margarita Arellanes mostraría abiertamente su vinculación con los casinos.

"Lo más grave es quitarse la máscara y decir: ‘Somos nosotros los verdaderos representantes de los casinos, no quienes los sancionamos", comentó.

Sobre la clausura de casinos que se ha dado recientemente, Farías dijo que sólo se trata de una simulación, pues en la actual administración "no hay ninguna voluntad real de evitar esta proliferación de casinos".

"Lo que nos preocupa a nosotros: el descaro. El ya mostrar evidencia de que ellos (los gobernantes) tienen una amistad con muchos de los dueños de los casinos, y que para la opinión pública es una simulación lo que están haciendo de la supuesta clausura, donde clausuran a unos y a otros no", explicó Farías.

Después de que la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, calificara el cambio de bando del ex director jurídico de la Secretaría de Desarrollo Urbano de Monterrey, Mario Moreno, como algo que va en contra de la ética y moral, Luis Farías recordó el caso del hermano de Larrazabal, hecho que dice, también se condenó solamente como "incorrecto".

"Ella (la alcaldesa) está hablando de ética y moral, nosotros estamos hablando de derecho, de sanciones inmediatas que tiene que hacer la autoridad. Hablando de ética y de valores y de moral, eso ya quedó muy atrás.

"No es de tomar medidas, es hacer demandas y acusaciones donde está evidentemente el tráfico de influencias, tráfico de información", manifestó el también ex candidato a diputado local.

REDACCIÓN