21 de enero de 2013 / 11:36 p.m.

 

Guerrero • "Yo no voy a ser factor de división entre los pueblos indígenas", aseveró el gobernador Ángel Aguirre Rivero ante comisarios, comandantes y policías de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), a quienes anunció el arranque de trabajos legislativos encaminados a encuadrarlos dentro del marco legal.

Fue la primera vez a 17 años de la existencia del sistema de Seguridad Justicia Comunitario, en que un gobernador hace acto de presencia ante la Asamblea General, máximo órgano de gobierno de la CRAC.

En la bodega de La Luz de la Montaña de la cabecera municipal de San Luis Acatlán, cientos de policías comunitarios esperaron a que se desarrollara el encuentro con el jefe del Poder Ejecutivo local, que llegó acompañado de funcionarios como Silvia Romero Suárez, titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) Silvia Romero Suárez; la responsable de Desarrollo Social (Sedesol) Beatriz Mojica Morga, el secretario de Salud Lázaro Mazón Alonso y el de Seguridad Pública, Guillermo Jiménez Padilla.

Generó expectativa la llegada al evento del Bruno Placido Valerio, el dirigente de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), organización que auspicia a los policías comunitarios que emprendieron la persecución de sicarios, halcones y secuestradores desde la jornada del 5 de enero.

Placido Valerio saludó al gobernador Aguirre Rivero y a varios de sus colaboradores, pero se abstuvo de establecer contacto con el coordinador general de la CRAC, Pablo Guzmán Hernández.

En su mensaje, el mandatario estatal ratificó su compromiso de promover un proyecto de decreto para darle marco legal a la CRAC y de esa manera evitar que se le maneje como algo clandestino.

También se asumió como un promotor de la unidad entre los habitantes de las comunidades indígenas y abierto simpatizante de las policías comunitarias, por los resultados que aporta en materia de prevención del delito.

Aclaró que fue a la sede de la comunitaria por convicción propia, no por los acontecimientos que se han suscitado a partir de la persecución de delincuentes que inició en Ayutla de los Libres y Tecoanapa.

Ante los elementos de la Policía Comunitaria enfatizó: “Yo no voy a ser factor de división entre los pueblos indígenas”.

No hizo alusión a las diferencias que mediáticamente han manejado los dirigentes de la CRAC y la UPOEG, pero en el discurso les ratificó: “Ustedes son los mismos, comparten las mismas aspiraciones y por lo tanto debemos promover la unidad”.

El gobernador entregó mil 200 uniformes a la Policía Comunitaria, cuatro camionetas que serán habilitadas como patrullas y un millón 500 mil pesos.

Al ayuntamiento de San Luis Acatlán se le entregó una ambulancia y se estableció el compromiso de respaldar con mayor determinación a este municipio habitado principalmente por población indígena.

Rogelio Agustín Esteban