19 de marzo de 2013 / 10:04 p.m.

El no haber calificado a las semifinales de la Concachampions y no poder ganar en casa en el campeonato mexicano, no hace que Damián Álvarez se sienta en deuda ante su afición, aunque aceptó que el quedar fuera ante Seattle le dolió en la CONCACAF.

"Cuando uno está en deuda es cuando deja de hacer las cosas o no quiere hacer las cosas, nosotros hicimos todo lo posible para ganar, no se han dado los resultados y pensamos que es también porque no hemos sido mejor que el rival o porque se dio así la situación, no creo que estemos en deuda por no ganar en casa.

“La verdad me sentí mal (con la eliminación en CONCACAF), con un poco de angustia, con un poco de ese vacío que te deja quedar fuera de una copa internacional sabiendo a donde te llevaba pero en la parte profesional tenemos que hacer cicatrizar esa herida", dijo.

Sobre las críticas que ha recibido Tigres en torno a estos dos temas a pesar de ser líder del campeonato, Álvarez aceptó que siempre están sujetos a este tipo de comentarios que no los hacen más ni menos.

"Hay momentos en que no todo es tan perfecto como algunos dicen y no todo es tan malo como algunos dicen, es así, el equipo va bien, esta puntero, sigue rindiendo a la par a estar de las ausencias.

"Nosotros nos mantenemos en esa línea, ni creyendo que somos los mejores, ni pensando que somos los peores, me parece que en ese sentido siempre tratando de asimilar los errores que se presentan y cuando se hacen buenos partidos y se pueden sacar a relucir las virtudes también lo hacemos", sentenció.

El naturalizado mexicano cree que el respaldo a su entrenador es lo que hace fuerte al grupo.

"Nosotros como grupo, no solo los jugadores sino están todos, el cuerpo técnico, la directiva y todos somos uno entonces las decisiones evidentemente se respetan", finalizó.

Jair Ramos