SANDRA GONZÁLEZ Y LUIS GARCÍA
15 de agosto de 2013 / 05:20 p.m.

Monterrey • Tras el abandono de los alcaldes panistas, el Gobierno del Estado criticó la actitud mostrada por los ediles y anticipó que no caerán en el juego político de ellos.

Entrevistados por separado, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, y el secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa, mostraron su postura.

Medina de la Cruz expresó que no es momento de que los panistas condicionar el diálogo, sino de participar por Nuevo León.

"Me llama la atención que sea nada más un partido político, y ojalá ellos puedan sumarse al diálogo a favor del Gobierno y no nada más de un partido”, mencionó.

El diálogo con los alcaldes siempre ha estado abierto, aseguró el gobernador, quien con un tono irónico señaló que únicamente los panistas son los que se inconforman con las acciones de Gobierno.

Luego de enterarse que los alcaldes del PAN abandonaron la reunión con el secretario general de Gobierno, el mandatario opinó respecto al desplante.

"¿Los panistas, verdad?", cuestionó, y al confirmarle, respondió con un: "¡Ah!...", entre risas.

Respecto al ultimátum que pusieron los ediles para que en la próxima reunión esté presente el mandatario estatal, fue tajante al señalar que la Secretaría General de Gobierno a cargo de Álvaro Ibarra es la encargada de esos asuntos.

En la rueda de prensa se le cuestionó también por la petición de los diputados del PAN para que expongan los detalles de la construcción de la Línea 3 del Metro ya que especulan acciones irregulares, a lo que también respondió en el mismo sentido.

"¿Los legisladores de qué partido?", cuestionó.

"Del PAN", se precisó.

"Ah, del PAN. Ahí está el estudio, está en internet y se han hecho del conocimiento de todos los partidos", dijo finalmente.

Por su parte, en rueda de prensa, junto con los alcaldes del PRI y PT de la zona metropolitana, el secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa, aseguró que no se someterían a ningún chantaje por parte de los panistas.

Dijo que su estrategia es equivocada y exhibió que el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz, le confirmó que el retiro de la reunión les fue ordenado desde la dirigencia estatal del partido.

Indicó que a pesar de ello, los trabajos continuarán, con o sin la presencia de los alcaldes panistas, de quienes lamentó que antepusieran los colores del partido antes que los intereses ciudadanos.

Álvaro Ibarra reconoció que se han registrado algunos cobros de parte del hospital Universitario, pero advirtió que éstos obedecen a la alta necesidad que enfrenta el nosocomio dada la atención que prestan a los trabajadores municipales.

No obstante, consideró que con la actitud mostrada este día los panistas "se llevan entre las patas" a los ciudadanos, y reiteró que no caerán en chantajes.

En tanto, los alcaldes de Apodaca, Raymundo Flores, y de Escobedo, César Cavazos, arremetieron en contra de sus homólogos de Acción Nacional al señalar que los temas que se discutirían en la mesa eran de importancia y les recordaron que ellos gobiernan para todos los ciudadanos no únicamente para los simpatizantes del partido.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Homar Almaguer, dijo que la actitud de los alcaldes que se retiraron en nada abona a los consensos y sostuvo que en su caso adeuda 2.9 millones de pesos al hospital Universitario, por lo cual se sometió a un convenio para pagarlos.