3 de agosto de 2013 / 04:05 p.m.

Juárez • La necesidad ha llevado a doña Armida a desarrollar su creatividad y convertir una sencilla estampa en cuadros decorativos que dan vida a cualquier espacio.

Al quedarse sin trabajo, convirtió la entrada de su casa en un sencillo taller donde invierte horas de su tiempo en cortar madera para formar un cuadro, pegar una imagen y poco a poco darle luz.

“Cuando te quedas sin trabajo, empiezas a buscar cómo salir adelante y fue cuando empecé a decorar los cuadros y las vecinas me empezaron a comprar y, así, poco a poco, aunque a veces no tengo dinero para invertir en el material”, señaló.

Armida no estudió pintura, pero la experiencia la ha llevado ha elaborar verdaderas obras de arte, desde poner sólo brillo hasta pegar una por una las lentejuelas que forman en su conjunto alguna imagen religiosa, que replica en diferentes versiones.

“El cuadro te va diciendo cómo lo vayas decorando, sea lo que sea: una imagen de los Tigres o Rayados o de un artista o cuando es de Jesucristo o la Virgen María, voy viendo y voy imaginando qué ponerle y quedan listos, con la experiencia me van saliendo mucho mejor”, agregó.

Este trabajo es su fuente de empleo, aun así, los precios que maneja son mínimos, desde 200 pesos hasta 500 el más elaborado.

Los cuadros de acabado sencillo le toman unas horas, pero en el caso de trabajos especiales, que requieren piedra, lentejuela, chaquira u otro material, pueden tardar hasta cinco días en estar listos.

El espacio de trabajo de la señora Armida se encuentra en Lomas de Argentina 321, entre Lomas de América y Lomas de Antilla, en la colonia Lomas de los Naranjos, en el municipio de Juárez.

ZYNTIA VANEGAS